Kik, la empresa tras la app de mensajería, rechazó Ethereum definitivamente en medio del desarrollo de su criptomoneda nativa Kin.

A pesar de que habría sido lanzada originalmente en Ethereum Durant su ICO, Kik anunció que lanzaría una herramienta para mover las reservas de Kin de su blockchain.

Es importante recordar que la compañía recaudó poco menos de 100 millones de dólares durante su ICO en septiembre. Además, para noviembre, los problemas de escalabilidad hicieron que Kin buscara una blockchain alternativa, algo confirmado posteriormente por Ted Livingston, fundador y CEO de Kik.

En este sentido, Kik había desarrollado una estrategia de dos cadenas, a saber; Stellar para la velocidad y Ethereum por la seguridad, con un plan para que los usuarios pudieran pasar de una blockchain a la otra.

Posteriormente, Kik determinó que las comisiones tan bajas de Stellar eran ideales para incluso eliminar los costos de transacción por completo, lo que los puso en ventaja en comparación con Ethereum.

Es por eso que la compañía decidió prescindir de la blockchain de Ethereum por completo a partir de ahora, en aras de conseguir su objetivo de desarrollar la criptomoneda de mayor adopción en el mundo.

Asimismo, Kik no sería la primera compañía espantada por Ethereum después de la fase de recaudamiento inicial como EOS y TRON lo hicieran hace algunos meses.

De esta forma, voceros de la Kin Foundation explicaron que se encontraban conversando con casas de cambio para asegurarles a los usuarios que sus tokens serían movidos de forma segura a sus plataformas, quemando los tokens originales de ERC-20 en este proceso. Sin embargo, de momento la compañía no ha comunicado una fecha oficial para esta migración de red.

Kin, la criptomoneda en cuestión, aspira a tener cientos de casos de uso en la vida real, desde pagos dentro de la aplicación de mensajería hasta compras en comercios.

Escribir un comentario