Debemos tener en cuenta que esta tormenta no representa ningún peligro para el planeta Tierra.

De acuerdo a cálculos recientes, nuestro Sistema Solar podría estar siendo azotado en este momento por un evento espacial turbulento; según astrónomos, todo parece indicar que una tormenta de materia oscura, que se mueve a una velocidad de 500 kilómetros por segundo, podría estar transitando cerca del planeta Tierra.

En esta línea, los investigadores alegan que si bien hasta el momento es imposible ver y sentir la materia oscura, este evento espacial podría ayudar en la detección directa de esta masa imperceptible.

Científicos teorizan sobre un universo que refleja el nuestro más allá del Big Bang

Se tienen evidencias de la ocurrencia de una tormenta de materia oscura en el Sistema Solar

Para los científicos, la materia oscura es uno de los más grandes misterios del universo; hasta el momento ha sido imposible detectarla de forma directa y, a ciencia cierta, se desconoce de qué está compuesta; sin embargo, es imposible negar su existencia, ya que la velocidad a la que se mueven estrellas, galaxias y demás objetos celestes sería imposible de explicar si solo se tomara en cuenta la materia observable.

De hecho, se plantea que el 80% de la materia y/o energía del universo, se corresponde con materia oscura; su nombre hace referencia a que esta masa no emite ninguna forma de radiación electromagnética. Aun así, los científicos están seguros de su existencia, ya que no existe otra masa que pudiese crear las fuerzas suficientes para producir los mencionados movimientos cósmicos.

En este sentido, la materia oscura es analizada sobre la base de los movimientos de los cuerpos celestes, ya que no existen formas de detectarla directamente. Dada esta situación, vale preguntarse cómo es posible afirmar que una tormenta de materia oscura está ocurriendo en el Sistema Solar; al respecto, los investigadores han descubierto tendencias en los movimientos de las estrellas que dan pistas de este fenómeno.

Específicamente, gracias a los cálculos derivados a partir de las imágenes obtenidas del satélite europeo Gaia, se descubrió una corriente de materia oscura llamada S1; esta corriente es el resultado de la disolución de una galaxia enana que fue devorada por la Vía Láctea hace unos años. Ahora, recientemente, se ha descubierto que 10.000 millones de masas solares de materia oscura se están desplazando en torno a S1; lo más interesante es que están cada vez más cerca del planeta Tierra, lo que facilitaría su estudio.

Esta tormenta podría favorecer el estudio de la materia oscura

El evento representa una oportunidad única para estudiar la composición del universo.

De acuerdo a los investigadores, esta tormenta de materia oscura podría alcanzar los detectores de materia oscura de la Tierra, con una velocidad superior a los 500 kilómetros por segundo; esto sería el doble de rápido que otras corrientes de materia oscura de las que se tiene registro. Por tanto, representa una oportunidad de oro para el análisis de este misterioso elemento.

Una de las estrategias más idóneas para lograr esto, gira en torno a las partículas masivas de interacción débil, también llamadas WIMP, cuya masa oscila entre unas pocas y cientos de veces la masa de los protones. Se espera que, al chocar contra otros átomos, se generaría un retroceso nuclear, generando un haz de luz, que podría captarse en los detectores de xenón o de cristal líquido. Sobre esto, se plantea que estas partículas pudieran detectarse si la tormenta estuviese conformada por un 10% de materia oscura local y si las partículas en cuestión alcanzaran entre cinco y 25 veces la masa de los protones. Sin embargo, los investigadores sugieren que esto es poco probable.

Visitante interestelar 'Oumuamua sigue desconcertando a científicos

También, existe la posibilidad de que las partículas de materia oscura fueran axiones, lo que facilitaría su detección. Los axiones se corresponden con partículas hipotéticas que, al ser 500 millones de veces más ligeras que los electrones, podrían ser componentes principales de la materia oscura. Asimismo se plantea que, en presencia de intensos campos magnéticos, los axiones podrían convertirse en fotones. Así, la tormenta sería fácilmente captada por los detectores terrestres.

De esta manera, bien sea que la materia oscura esté compuesta por WIMPs o axiones, según los investigadores, esta tormenta espacial es un evento único para estudiar de primera mano la misteriosa materia oscura. Por tanto, se esperan nuevos estudios que verifiquen o falseen las hipótesis planteadas.

Referencia: Dark matter hurricane: Measuring the S1 stream with dark matter detectors, (2018). https://doi.org/10.1103/PhysRevD.98.103006

Más en TekCrispy