Transoil International y Solaris Commodities, un par de empresas suizas, llevaron a cabo una transacción experimental sobre una blockchain, orientada a la venta de trigo proveniente de la región del mar negro, de acuerdo con un reporte de S&P Global Platts.

Ambas compañías se mueven en el rubro de la venta de productos agrícolas, particularmente harina, trigo y aceite vegetal. En este sentido, llevaron a cabo una prueba piloto sobre una plataforma descentralizada creada para la venta de productos agrícolas por el startup suizo Cerealia.

Asimismo, las compañías acordaron el envío de 25,000 toneladas métricas de trigo provenientes del puerto de Novorossiysk en Rusia. Los participantes de esta operación aseguraron que sería el primer negocio de la industria de los granos sobre una blockchain, y más aún sobre productos de la costa norteña del Mar Negro. Sin embargo, los términos financieros de la operación aún no han sido revelados públicamente.

Por otra parte, la transacción fue examinada y evaluada minuciosamente por un auditor independiente  que confirmó el contrato inteligente, las firmas digitales, y llevó el registro de los tiempos, de acuerdo con un reporte de Cerealia. Así, certificó que toda la información se encontraba encriptada y no podía ser modificada.

Esta plataforma blockchain permite minimizar los posibles riesgos y conflictos, debido a que las tecnologías de contabilidad distribuida (DLT) ayudan a controlar las distintas fases de la operación de forma más efectiva, así como la regulación de las posibles disputas que puedan aparecer.

En este sentido, los productores y vendedores de productos agrícolas están prestando cada vez más atención a la tecnología blockchain para llevar a cabo sus transacciones. Por ejemplo, cuatro de las compañías agrícolas más grandes del mundo – conocidas como ABCD – decidieron trabajar de forma cooperativa para utilizar tecnología blockchain en la compra y venta de cereales.