Son muchas las investigaciones que demuestran que la obesidad es un factor de riesgo para muchas enfermedades, incluyendo el cáncer; sin embargo, estudios recientes han identificado un fenómeno interesante: las personas con obesidad suelen mostrar mejores respuestas ante tratamientos que potencian el sistema inmune para atacar a los tumores cancerígenos.

Sobre este tema, una investigación sugiere que, paradójicamente, la obesidad debilita el sistema inmunológico, favoreciendo el crecimiento de tumores, pero, al mismo tiempo, sensibiliza las células inmunes, promoviendo respuestas favorables ante el tratamiento contra el cáncer.

La salmonela puede secuestrar células inmunes para propagarse por todo el cuerpo

Paradójicamente, la obesidad promueve el cáncer y favorece mejores respuestas al tratamiento

Existen múltiples alternativas para tratar el cáncer; una de ellas emplea sustancias inhibidoras del punto de control; específicamente, estos medicamentos bloquean la activación de una proteína llamada PD-1 que se encuentra en la superficie de las células T. La mencionada proteína tiene la función de frenar las respuestas del sistema inmunológico. Naturalmente, este mecanismo sirve para controlar las respuestas inmunes, sin embargo, los tumores emplean este control para protegerse a sí mismo.

En este sentido, el tratamiento implica acabar con este control natural, de forma que las células T ataquen los tumores cancerosos; este tratamiento se ha mostrado prometedor al lograr la desaparición de tumores intratables en casos de melanoma, cáncer de pulmón, entre otros. Sin embargo, no todos los pacientes responden de igual forma a estos medicamentos.

De acuerdo a una investigación, en una gran proporción, las personas que suelen responder mejor a estos tratamientos suelen ser pacientes con obesidad. De hecho, en el estudio, de 330 personas con melanoma en etapas avanzadas que recibieron inhibidores de PD-1, los pacientes masculinos con obesidad mostraron una mayor expectativa de vida que las personas con un índice de masa corporal normal. Por tanto, para investigar esto, un equipo de científicos decidió estudiar las células T de ratones, monos y personas con obesidad.

La obesidad debilita el sistema inmunológico, pero lo hace más sensible al tratamiento

Tras el tratamiento, las células T de las personas con obesidad mostraron una respuesta más efectiva contra el cáncer.

Tras analizar el comportamiento de las células T en sujetos con obesidad, los investigadores demostraron que esta condición metabólica promueve un crecimiento tumoral más rápido. Esto se debe a que la obesidad debilita el sistema inmunológico de forma significativa. En la misma línea, se observó que en estos sujetos se secreta más PD-1; esto implica que las células cancerosas tienen una mayor libertad de crecimiento y proliferación.

De hecho, la leptina, una hormona producida por las células grasas, promueve la secreción excesiva de PD-1 en las células T. Sin embargo, este exceso de PD-1 tiene un efecto paradójico: además de promover un crecimiento más rápido del cáncer, sensibiliza a las células inmunológicas haciendo que respondan mejor a los tratamientos contra la enfermedad.

La zona horaria en la que vives puede afectar tu salud

Así, cuando los investigadores administraron inhibidores de PD-1, las células T mostraron una respuesta efectiva; sobre esto, los investigadores plantean que la glucosa y otros nutrientes, en cantidades abundantes en las personas con obesidad, ayudaron a frenar el crecimiento de los tumores cancerosos. Este sería un beneficio inesperado de la obesidad para las personas que han sido diagnosticadas con cáncer.

Sin embargo, los investigadores advierten que aún no pueden derivarse conclusiones definitivas, pues se trata de una primera aproximación al fenómeno; por el momento se tienen planes de estudiar si ofrecer dietas altas en grasa a los ratones puede optimizar sus respuestas ante los inhibidores de PD-1 contra el cáncer. En este sentido, los científicos se han propuesto analizar en el futuro la influencia del índice de masa corporal, el sexo y la edad, sobre la respuesta ante los tratamientos contra el cáncer.

Referencia: Paradoxical effects of obesity on T cell function during tumor progression and PD-1 checkpoint blockade, (2018). https://doi.org/10.1038/s41591-018-0221-5

Más en TekCrispy