Jean Twenge, profesora en psicología de la Universidad de San Diego considera que los jóvenes que han crecido en la era digital, rodeados de redes sociales, smartphones y otros dispositivos electrónicos, se están formando como una generación inconforme e infeliz.

Twenge se refiere a esta generación como la iGen, cuyos miembros son nacidos a partir de 1995 hasta la actualidad. Son aquellos nativos digitales que han pasado toda su vida –si no desde el nacimiento– en contacto con aparatos electrónicos y viviendo bajo la inmediatez que demanda lo digital.

A pesar de que quizás se les hayan facilitado muchas cosas como el hacer las tareas, pues todo lo tienen al alcance del teléfono, también los ha convertido en individuos inconformes y apegados a su zona de confort, pues al pasar tantas horas en la computadora o en los teléfonos, han tenido menos experiencias que implique compartir con amigos en exteriores, en comparación con generaciones exteriores.

Más jóvenes deprimidos

Pueden imaginarse cómo se siente un adolescente –que de por sí ya vive una etapa particularmente difícil– al compararse con el resto de sus pares en redes sociales, sumado al bullying que sufren muchos chicos a estas edades. Si para un adulto es difícil lidiar con la presión social digital, para un adolescente es casi insoportable.

4 propósitos de año nuevo para usar las redes sociales de forma más saludable

Twenge explicó en la entrevista que entre 2011 y 2012 comenzó a encontrar en sus estudios un incremento en la cantidad de adolescentes que decían sentirse solos o abandonados y otros síntomas de la depresión. La psicóloga añade que en cinco años esto síntomas han aumentado en 60%, mientras que el autoflagelo y el suicidio también han crecido.

Al igual que ya hemos mencionado en otros artículos, la mejor manera de luchar contra esto, dice Twenge, es limitar el uso de las rede sociales a dos o menos horas al día.

“Utiliza las redes sociales para mantener el contacto con amigos, ayudar a planificar cosas y tal vez ver unos pocos videos”, añade la psicóloga como consejo para los padres de adolescentes.

Más en TekCrispy