Un estudio reciente de la Universidad “Mary Queen” en Londres, junto a la Universidad Cambridge, destaca que es posible efectuar aplicaciones privadas a través de la blockchain, que siguen la nueva legislación de la Unión Europea sobre la protección de datos (GDPR).

Cabe destacar que la Unión Europea planteó, hace uno meses, una nueva legislación sobre la protección de datos (GDPR), que les brinda a los residentes del continente un mayor control sobre sus datos personales y tener la posibilidad de modificarlos según los estatutos.

Con la implementación vienen, además, penas severas para aquellos que sobrepasen las barreras de lo exhortado por las autoridades, con pagos de hasta $22 millones de dólares por incumplimientos.

Sin embargo, a medida que la tecnología blockchain va haciéndose camino en la civilización y comercio internacional, se va haciendo más difícil mantener la privacidad de los datos.

En este sentido, debido a que las medidas dictadas dentro del GDPR indican que se puede alterar o eliminar datos de ciudadanos que lo soliciten, esto contradice en parte la propia naturaleza descentralizada de la blockchain.

Es aquí en donde entra el reciente estudio de ambas universidades (Mary Queen y Cambridge), las cuales señalan que sí hay posibilidades de que las compañías que deseen usar la blockchain puedan, a su vez, estar en cumplimiento con lo planteado en la GDPR.

Según el sitio oficial de la Universidad Mary Queen:

Los ejemplos prometedores incluyen el cifrado de entradas y luego la eliminación de las claves de descifrado relevantes (dejando solo datos indescifrables en la cadena) o utilizando los llamados modelos de almacenamiento “fuera de la cadena”.

De esta forma, la investigación concluye que los datos de usuarios pueden ser modificados o suprimidos por medio de un proceso de encriptación en plataformas blockchain privadas, abriendo todo un mundo de posibilidades nuevas para la ledger distribuida.

Escribir un comentario