Tal como se ha anunciado, para este 15 de noviembre la blockchain de Bitcoin Cash (BCH) atravesará un proceso de bifurcación en la que surgirán dos nuevas criptomonedas derivadas: Bitcoin ABC y Bitcoin SV. Las razones de ello corresponden al conflicto básico en el medio, que es la ausencia de consenso general entre los integrantes de la red con relación a una serie de cambios propuestos.

Ante ello, se vislumbran muchos cambios para los que conforman la comunidad de Bitcoin Cash, y para adecuarse a ellos es necesario prepararse con antelación. Es por ello que presentamos a continuación una breve reseña del conflicto y algunos consejos útiles para afrontar la drástico bifurcación que se avecina.

El conflicto y sus partes

Bitcoin Cash resultó de una comunidad dividida a raíz de la propuesta de aumentar el tamaño de bloque de Bitcoin.  BitcoinCash se somete a bifurcaciones para la actualización de su protocolo dos veces al año, aunque se haya notado muy poco. Sin embargo, esta vez ha resultado imposible para la comunidad lograr un consenso. Ahora, el equipo de desarrolladores que llevó a cabo la bifurcación de Bitcoin en el año 2017 ha decidido separarse.

La razón de discordia fue el lanzamiento de una nueva versión, Bitcoin ABC, encabezado por dos personalidades importantes dentro de la comunidad: Jihan Wu y Roger Ver. Esta incluirá contratos inteligentes que harán realidad la posibilidad de cambiar criptomonedas a través de los denominados intercambios atómicos (atomic swaps), sin necesidad de intermediarios y sin riesgo de que alguna de las partes involucradas incumpla con lo acordado.

Ahora bien, la propuesta no ha sido muy bien recibida por los grupos más conservadores. Por lo que por otro lado, tenemos nChain, un equipo liderado por Craig Wright, el CEO, quien se autodenomina Satoshi Nakamoto), apoyado por Calvin Ayre, el fundador de Coingeek; estos, en resumidas cuentas, han decidido ejecutar su propia actualización, Bitcoin Satoshi Vision, BSV, para hacer frente a las de Bitcoin ABC. BSV no incluye la mayoría de los scripts de esta última, sin embargo aumenta el tamaño de cada bloque de la cadena a 128 MB, siendo el de BCH de 32 MB actualmente.

Con ello, tenemos entonces dos propuestas sustancialmente diferentes que generan dos cadenas, cuyas características las vuelven incompatibles, y he allí la razón de la bifurcación anunciada meses atrás.

¿Qué deben hacer los usuarios de Bitcoin Cash para afrontar este hard fork?

Antes los cambios que se avecinan, no es de extrañar que gran cantidad de usuarios de Bitcoin Cash (BCH) manifestaran su inquietud con relación al futuro de sus derivadas. A continuación mencionaremos algunas de las medidas que pueden tomarse ahora que Bitcoin Cash se dividirá. Independientemente de la billetera o plataforma de intercambio que se esté usando, si estos la soportan actualmente, probablemente seguirán haciéndolo luego de la bifurcación. E incluso, los usuarios pueden solicitar o no criptomonedas bifurcadas y ello no implicará la pérdida de las ya almacenadas.

1. Almacenar BCH en billeteras con claves privadas

Como bien sabemos, lo primordial en el mundo de las finanzas, y en especial, el de las monedas digitales, es tener garantía de la seguridad de nuestros activos. Contar con un servicio de billetera confiable, en el cual el mismo usuario sea quien controle todas las claves privadas, es necesario y esencial, se lleve a cabo una bifurcación o no, por ello lo listamos como la primera opción entre las acciones que se pueden tomar ante la llegada del de hard fork de Bitcoin Cash.

En este sentido, podemos mencionar billeteras en software instalado en un ordenador de uso personal, aplicaciones de billeteras para dispositivos móviles y, por supuesto, billeteras hardware. También existen los servicios en línea, sin embargo, aunque atractivos, no son tan recomendados por el simple hecho de que no proveen a los usuarios claves privadas.

Cuando se lleva a cabo una bifurcación, se crea una copia de la blockchain existente. De esta forma, tenemos que habrá un BCH que seguirá operando de la misma forma en que venía haciéndolo, y uno nuevo, que desde el momento de la bifurcación será parcialmente una copia del antiguo, pues aplicará con las mejoras en su código.

De modo que, si el usuario posee sus claves privadas, el hecho de poseer tantos BCH antes de la bifurcación, le permitirá solicitar la misma cantidad en la criptomoneda derivada. Por supuesto, este proceso suele tomar bastante tiempo y quizás se deba hacer varias veces, puesto que los desarrolladores deben crear medidas para ello.

Incluso si no se generan nuevas monedas y todo el poder de minería de BC se mantenga detrás de la cadena dominante, no se pierde nada que no se tuviera antes. Por ello, contar con una billetera con claves privadas figura como la opción más versátil a la hora de hacer frente a un hard fork.

Es importante mencionar que, hasta el momento, ninguno de los fabricantes de billeteras hardware o proveedores de billeteras “sin custodia” no han mencionado que incluirán a ninguna moneda que no sea BCH luego de la bifurcación, sin importar cuál de las dos propuestas resulte ganadora. A propósito de ello, también han recomendado no hacer ninguna transacción de Bitcoin Cash hasta observar los resultados del hard fork.

2. No hacer nada

Aunque suene increíble, sí, no hacer nada es una opción valedera y factible para hacer frente a la bifurcación. Y es que si el individuo no posee Bitcoin Cash, o simplemente no le importa demasiado qué protocolo maneja su red, no tiene que hacer. Recordemos que Bitcoin y otras criptomonedas que operan bajo el algoritmo de prueba de trabajo, “proof of work”, han sido diseñadas para seguir a la cadena con mayor potencia de cómputo. De modo que, sin importar lo que suceda, las monedas BCH seguirán siendo BCH.

CCO de Bitrefill considera que Bitcoin Cash es una falsificación de Bitcoin

3. Uso de carteras con custodia

Este punto va de la mano con el de las claves privadas, pero incluimos una modalidad de billetera con custodia y es básicamente lo mismo. Simplemente, al estar las claves en manos de un tercero, probablemente tendremos nuestras BCH originales después de la bifurcación; a menos que los operadores de la billetera hayan apoyado y hayan solicitado un saldo con las nuevas criptomonedas.

El uso de las billeteras custodiadas está más inclinado a aquellos usuarios que no tengan demasiado conocimiento, experiencia o interés en el tema de las bifurcaciones. Esta comprende una medida en la que no tendrán que preocuparse por ello.

Lo cierto es que para muchas personas el hecho de manejar tantas contraseñas resulta bastante molesto y prefiere delegar esta enorme responsabilidad a un tercero. Esto es en esencia lo mismo que utilizar una billetera en línea o ubicar las claves privadas en un papel pegado en nuestro ordenador personal. Haremos énfasis en la siguiente afirmación: quien posea las claves privadas, es el dueño de las criptomonedas almacenadas en la billetera.

4. Almacenar BCH en exchanges en el período pre-bifurcación para venderlas rápidamente

Otro punto digno de mención lo comprenden los intercambios. En numerosas ocasiones hemos recomendado evitar guardar las criptomonedas en una plataforma web de intercambio. Y es que desde hace varios años se han suscitado numerosos ataques cibernéticos a dichos sitios, que han resultado en el robo de millones de dólares. Ante esto, el consejo en general sigue siendo utilizar las casas de cambio tal como un baño público: entras, lo usas y sales.

Ahora bien, a pesar de ello, sabemos que existen razones por las que los usuarios decidan cambiar su BTC y recurran a un exchange antes de la bifurcación. Puesto que en estas situaciones, las nuevas criptomonedas con historial de precios altos suelen bajar, por lo que muchos querrán tenerlas listas para cambiarlas cuanto antes. Aunque el tema del cambio de precio realmente es impredecible, pues bien conocemos el carácter volátil de este mercado.

Si la plataforma de intercambio de su interés ha informado que respaldará los activos bifurcados recientemente y, sobretodo, si el usuario confía plenamente en que así será, solo en este caso, ubicarlas en dicha plataforma será conveniente para comerciarlos de manera rápida. A propósito de ello, algunos de las plataformas que operan con Bitcoin Cash que han prometido respaldar sus derivadas, incluso antes del hard fork, son Binance, CoinEx, Poloniex  Huobi y OKEx. Mientras que Kraken y BitPay han informado de manera explícita que no incluirán ninguna de ellas.

5. Deshazte de tus BCH

Como planteamos al principio del artículo, ante el anuncio de la bifurcación de la cadena de bloques de la criptomoneda que utilizamos, puede suscitarse muchas inquietudes. Por ejemplo, el miedo a que el valor de la moneda bifurcada descienda, o la expectativa de que ambas, la anterior y la nueva, ganen valor. Cualquiera de ellas, podría dar pie a la idea de venderlas.

Antes que nada, es necesario revisar un poco la historia de este tipo de acontecimientos. Citaremos el ejemplo de Bitcoin y la derivada en cuestión, Bitcoin Cash. Al momento de esta bifurcación en el año 2017, el valor del Bitcoin era de US$ 2,900 y BCH no existía aún. En la actualidad, el precio del primero se ha mantenido alrededor de US$ 6,400, y el del Bitcoin Cash cerca de US$ 540. A pesar de ello, existen proyectos en los que la bifurcación resulta en blockchains inestables y en la pérdida de valor de los activos y, por tanto, pérdida de confianza.

Con base en ello, la conclusión resulta un tanto ambigua: realmente lo que pudiera pasar luego del hard fork es incierto, y cualquier experto que garantice lo contrario está mintiendo. La decisión de mantener o no dichas criptomonedas reside, como hemos recalcado en entradas anteriores, en la confianza de los integrantes de la comunidad en la misma.

Conclusión

Tenemos entonces que los pasos a seguir dependerán meramente de los intereses de cada persona. Si hablamos de un usuario de Bitcoin Cash que se encuentra a la espera de una oportunidad propicia para solicitar una moneda digital con potencial, resultante de la bifurcación, entonces lo recomendado es recurrir al Exchange. Pero tal como hemos dicho, es absolutamente necesario cerciorarse de que estos soportarán dicha criptomoneda y considerar el riesgo inminente de hackeo a dicha plataforma.

Y aunque almacenar los BCH bajo claves privadas también suene atractivo, es bueno tomar en cuenta también que la recuperación o solicitud puede tomar su tiempo.

De modo que volvemos a la recomendación implícita en cada uno de los puntos, que es la de no hacer nada y esperar a que el polvo se asiente luego de la tormenta, aunque esto pueda tomar un tiempo considerable. Además, cualquier transacción que se realice durante la bifurcación, implica un riesgo de que se transmita a ambas redes y caigan en las manos menos indicadas.

Más en TekCrispy