La presidenta de la República de las Islas Marshall (RMI), Hilda Heine, logró sobrevivir al intento de moción de censura con un solo voto, por lo que su propuesta de criptomoneda nacional continúa vigente.

Los adversarios de la presidenta no pudieron conseguir la mayoría necesaria para derrocar a Heine y sus intentos de aliviar la dependencia de su nación al dólar norteamericano mediante la instauración de una criptomoneda nacional llamada “El Soberano,” de acuerdo con un reporte de Nikkei Asian Review.

El parlamento de las Islas Marshall se dividió en relación con la destitución de Heine, obteniendo un resultado de 16 a 16 , por lo que la presidenta continuará con sus funciones como jefe de Estado.

La decisión de votar se tomó después de que 8 senadores acusaran a la presidenta de arruinar la reputación de Heine con su idea de una criptomoneda respaldada por el estado.

Justo después de la votación, el ministro de finanzas de las Islas Marhsall confirmó el interés del gobierno por lanzas el Soberano, tras cumplir los requerimientos estipulados por los reguladores del Fondo Monetario Internacional (FMI), Estados Unidos y Europa.

En este sentido, esta criptomoneda fue anunciada a principios de año, cuando ministros del gobierno comentaron que la emitirían a través de un Initial Coin Offerings (ICOs) y aspiraban a que tuviera valor legal.

Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional advirtió a Heine que si continuaba con esta iniciativa, el flujo de dólares americanos se detendría. Vale destacar también que esta moneda serviría para sortear la inflación en la nación.

Hasta el momento, no parece que Heine haya renunciado a su idea de desarrollar la criptomoneda nacional, y el hecho de que no haya sido destituida en la votación de hoy, parece indicar que todo sigue en pie. Al menos, hasta que el FMI se pronuncie nuevamente.