Siguiendo el ejemplo de Google y Facebook, eBay y Airbnb eliminaron el cese de sus políticas de arbitraje para casos de acoso sexual dentro de sus respectivas empresas. Con esta medida, sus empleados podrán denunciar acoso sexual ante los tribunales sin que sea tratado primero de manera interna.

No cabe duda de que el movimiento Me Too también ha influido en la industria tecnológica. Silicon Valley se han tomado en serio mejorar las condiciones que les brindan a sus empleados.

A raíz de esto, Buzzfeed News realizó una encuesta a todas las empresas de tecnología para descubrir cuántas de ellas estarían dispuestas a cesar sus políticas de arbitraje.

Aunque las respuestas fueron bastante diversas, la mayoría estaba inclinada hacia el cese de la política de arbitraje. Sin embargo, solo eBay y Airbnb declararon oficialmente que estaban por terminar con esa antigua política. En contraste, otras compañías de igual renombre como Tesla y Slack decidieron no comentar el punto.

Adiós a las políticas de arbitraje

En el caso de Airbnb, la compañía emitió un comunicado en el que anuncia que están trabajando para eliminar la política de arbitraje en su empresa. Además resaltó que “estos cambios  les permitirán a los empleados escoger cómo resolver sus quejas” y su creencia sobre cómo “esto es lo correcto para nuestra comunidad de empleados”.

Por su parte, eBay comentó que ya han ajustado su política de empresa con respecto a las denuncias de acoso sexual, motivando a sus empleados a seguir los valores de la compañía “siendo abiertos, honestos y directos”.

Ambas empresas coinciden en que desean darles a sus empleados un entorno de trabajo íntegro e inclusivo, además de darles la confianza de reportar cualquier incidente laboral. Apple también envió un comunicado expresando que desde principios de este año ya habían cambiado su política de arbitraje.

eBay para Android agregará soporte para Google Pay en abril

Arbitraje: complicidad y discriminación

El escándalo del despido de Andy Rubin de Google reveló los efectos negativos del arbitraje, en los que se muestra un lado oscuro en la industria tecnológica. Tal como hemos comentado en ocasiones anteriores, Google le pagó una liquidación de 90 millones de dólares a Andy Rubin tras su despido por denuncias sobre acoso sexual.

Tomando en cuenta el reportaje de Buzzfeed y viendo el historial de comportamiento de las reacciones de las empresas tecnológicas ante temas delicados, es muy probable que más compañías se unan a terminar con sus viejas políticas de arbitraje.

Más en TekCrispy