Ya hemos hablado sobre la relación que existe entre los humanos y las redes sociales, una relación que paradójicamente, mientras más conectados estamos, solemos sentirnos más solos. Y no lo decimos nosotros, lo dice la ciencia.

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Pensilvania determinó que el uso de las redes sociales influye en el incremento de la depresión y la soledad en los humanos. No significa, sin embargo, que estas plataformas sean malas, sino el tiempo que pasamos expuestos a ellas es lo que puede influir más en nuestros estados emocionales.

El tiempo que pasamos en redes sociales influye en nuestro estado de ánimo

Y aunque esta es una premisa que se ha estado manejando desde hace un tiempo, es la primera vez que se comprueba científicamente. En el estudio conducido por la psicóloga Melissa G. Hunt se observaron varios grupos con distintas frecuencias en el uso de redes sociales para evaluar la conexión entre el estado de ánimo de los participantes y su tiempo de exposición en las plataformas.

Como redes sociales de estudio se escogieron Facebook, Instagram y Snapchat por ser las más populares. En total se estudiaron a 143 sujetos que fueron distribuidos en dos grupos: uno en el que los participantes no cambiaron sus hábitos de redes sociales, y el segundo en el que a las personas solo se les permitió usar cada plataforma por 10 minutos al día.

Durante tres semanas, los participantes debían compartir una captura de pantalla de su batería de iPhone para ver la actividad de redes sociales y antes del estudio, cada uno contestó una encuesta que determinaba su estado de ánimo y bienestar.

Facebook simplifica la interfaz de Messenger en su nueva versión

Luego, con esta información, Hunt obtuvo al menos siete medidas como resultado, entre las que figuraban la soledad, ansiedad, miedo a perderse de ciertas experiencias y depresión.

A mayor exposición en redes sociales, mayor soledad

Para Hunt, esto significa que, efectivamente, el tiempo que pasemos en redes sociales es inversamente proporcional a nuestro sentimiento de soledad. El grupo que solo utilizó las plataformas por 10 minutos diarios expresó que se sentía más deprimido y solo cuando comenzó el estudio, determinando así que el tiempo de exposición es determinante en nuestro estado de ánimo.

Un asunto que se ha comentado mucho en ocasiones anteriores es la comparación como uno de los principales causantes de la depresión en los humanos y Hunt lo refuerza al decir que:

“Cuando miras las vidas de otras personas, particularmente en Instagram, es fácil concluir que la vida de los demás es mucho más genial que la tuya”.

En septiembre, comentamos un estudio que determinaba que, paradójicamente, aquellas personas que vivían completamente desconectadas de lo digital tendían a ser más sociables y a llevar una vida social más activa, con conexiones más reales y duraderas.

Es cierto que para algunas personas, especialmente para los millennials, es difícil desconectarse por completo del mundo digital, sí viene bien disminuir el tiempo que pasamos en redes sociales por nuestra salud mental.

Más en TekCrispy