Un hombre sueco ha sido declarado culpable de intento de asesinato por atentar contra una compañía de Bitcoin con sede en Londres al enviarles una carta con una bomba.

La Corte del Distrito de Estocolmo condenó a Michael Salonen, un hombre sueco de 43 años, a siete años de presión de acuerdo a un informe de The Associated Press (AP) publicado en el diario The New York Times.

El hecho ocurrió en agosto del año 2017. Michael Salonen envió por correo dos dispositivos muy similares a bombas de tuberías a los empleados de Cryptopay, una firma de criptomonedas londinense. Por suerte, el paquete había sido enviado a través de una firma de contabilidad, donde se abrió pero el contenido no llegó a explotar.

Además, de acuerdo a la información suministrada por el tribunal, Salonen también habría enviado numerosas cartas amenazadoras a legisladores y políticos reconocidos en Suecia. El criminal no solo habría enviado el dispositivo explosivo, sino también una carta llena de polvo blanco al Primer Ministro Stefal Lofven, en cuyo sobre residía una nota que decía “pronto morirás”. La misma, fue interceptada en el Ministerio de Relaciones Exteriores en la ciudad de Estocolmo el mismo agosto pasado.

Luego de las investigaciones, la policía británica encontró el ADN del individuo sueco en la bomba, constatando la evidencia. De igual forma, el servicio de seguridad de Suecia estuvo involucrado y constató que el polvo blanco era inofensivo.

En el mes de mayo, Michael Salonen fue arrestado en el aeropuerto internacional de Estocolmo tras llegar de Tailandia, país en el que había sido detenido para esperar la extradición. Aún no se sabe si el individuo tomará iniciativa para apelar la decisión de la Corte.

Sobre las razones que motivaron al sueco a recurrir a estos métodos solo han sido mencionadas por los detectives. De acuerdo a sus declaraciones, el individuo era cliente de Cryptopay y estaba intentando negociar el cambio de contraseña de su cuenta, a lo cual se negaron porque dicha solicitud infringía sus políticas.