Facebook anunció cambios en su política de acoso sexual, especialmente la eliminación del arbitraje de la empresa, con lo cual cada empleado que haya sido acosado podrá introducir demandas públicas contra el perpetrador y no será tratado internamente, como era costumbre. El anuncio se dio justo después de que Google hiciera lo mismo, en respuesta a su controvertida política de acoso.

Además de permitir que cualquier empleado demande a otro por acoso, los trabajadores de altos cargos deberán informar cuando estén saliendo con un empleado aun cuando sean de departamentos diferentes, para evitar malos entendidos.

La era del Me Too también ha influido sobre las compañías de tecnología, dándoles más voz a los empleados para exigir transparencia en este tipo de casos, ya que normalmente el acoso solía considerarse un tabú y que muchas compañías consideraban que esto representaba una mala imagen ante el resto del mundo.

Sin embargo, en el caso de Google esta política fue aún peor en términos de exposición mediática, específicamente con el caso de Andy Rubin, el creador de Android, quien recibió una liquidación de 90 millones de dólares tras haber sido despedido por las acusaciones que alegaban que había obligado a una empleada a practicarle sexo oral.

Facebook y Google bajo presión por sus intentos fallidos en contra de las campañas anti-vacunas

Facebook, con todos los problemas de reputación que ya tiene encima, no quiere que reviente otro escándalo y mucho menos si se parece al de Andy Rubin y Google. Un representante de la compañía expresó en un correo electrónico a Mashable que estaban actualizando su política y que además estaban “enmendando los acuerdos de arbitraje, para hacer del arbitraje una decisión y no un requerimiento en las denuncias por acoso sexual”.

A pesar de que Facebook fue demandada en 2015 por una ex empleada que alegó que la habían despedido por reportar que había sido acosada sexualmente, la compañía no ha tenido más casos parecidos, como sí es el caso de Google o Uber.

Para la empresa el acoso sexual es algo que se toman “muy en serio y no tiene lugar en Facebook”.

Más en TekCrispy