En lo profundo de una cueva en la isla indonesia de Borneo, escondida en la selva cerca de las montañas del este de Kalimantan, un equipo de investigadores ha descubierto lo que califican como la pintura figurativa de un animal más antigua conocida.

Los dibujos en las cuevas de Kalimantan se descubrieron en la década de 1990, pero hasta ahora se les consideraba como relativamente recientes, de unos 10 mil años. Sin embargo, la datación por radioisótopos modernos permitió establecer la edad exacta de las imágenes.

La más antigua

Los resultados de esos análisis revelaron que la imagen, de lo que parece ser una banteng, una especie de toro salvaje que aún habita en la isla, tiene una antigüedad de al menos 40.000 años y pudiera alcanzar los 53.000 años.

Pero el sistema de cuevas, además de la imagen del animal, también alberga una enorme cantidad de otros dibujos y pinturas prehistóricas que incluían personas, símbolos, signos abstractos y plantillas de mano.

Las imágenes encontradas en la cueva pertenecen a diferentes períodos de tiempo. Las pinturas tempranas, cuya edad se calcula en 51 y 37 mil años, representan animales, en su mayoría toros banteng, y manos entrecerradas.

Todas las representaciones de este periodo fueron elaboradas en color rojo, lo que hace pensar que fueron creadas mediante el uso de algún tipo de pigmento de óxido de hierro.

En las imágenes menores de 20 mil años, aparecen tramas y representaciones que aluden a la caza y a bailes rituales. En las cabezas de algunas personas se aprecian tocados, y lanzas en las manos.

Pero también se encontraron una serie de manos, hechas con la ayuda de una plantilla, algunas de las cuales fueron rellenas con líneas, guiones o puntos. Las marcas podrían representar tatuajes u otras marcas de identificación social, dijeron los autores.

En algunos casos, las manos están unidas por líneas, lo que podría indicar una especie de árbol genealógico. Los últimos dibujos en la cueva representaban personas, barcos y figuras geométricas.

Cambio cultural

En este momento, no sólo se utilizaron pigmentos rojos, sino también colores negros y púrpuras de pigmentos a base de hematita.

Los investigadores destacan un cambio cultural que ocurrió hace unos 20 mil años, cuando el énfasis de las imágenes cambió de la imagen del mundo circundante a la imagen del hombre y la experiencia humana. Sin embargo, se desconoce por qué sucedió esto.

A juzgar por los nuevos datos, el arte rupestre surgió simultáneamente en dos lugares con una distancia de 13 mil kilómetros, tanto en Europa como en Borneo, que durante la Edad de Hielo no era una isla, sino que formaba parte del territorio continental de Eurasia.

Referencia: Palaeolithic cave art in Borneo. Nature, 2018. https://doi.org/10.1038/s41586-018-0679-9

Más en TekCrispy