Los excrementos, también llamados heces o materia fecal, son un conjunto de desperdicios sólidos o líquidos que se corresponden con el producto final del proceso de digestión de casi todos los organismos vivos. Por lo general, la mayoría de las personas creen que los excrementos se componen única y exclusivamente de células muertas.

Sin embargo, lo cierto es que, en su mayor parte, los excrementos se componen de organismos vivos; especialmente miles de millones de microbios. Veamos de qué se componen realmente los excrementos de una persona sana.

Bacterias intestinales protegen contra las alergias alimentarias

¿De qué se componen los excrementos humanos?

En líneas generales, nuestras heces se componen de un 75% de agua y un 25% de materiales sólidos; sin embargo, esto puede variar dependiendo de diversos factores. A modo de ilustración, los vegetarianos tienen un mayor contenido de agua en sus heces; por su parte, las personas que consumen grandes cantidades de proteínas y pocos alimentos ricos en fibra, suelen tener un menor contenido de agua.

Así, un 25% de nuestros excrementos se compone de materiales sólidos, la mayoría de ellos de origen orgánica. Tal como veremos a continuación, entre el 25 y el 54% del material sólido contenido en nuestras heces está formado por microbios, bacterias y virus que, por lo general, están vivos; el resto se trata de material inorgánico, como calcio y fosfato de hierro.

Bacterias

Gran parte de nuestros excrementos se componen de bacterias vivas.

De acuerdo a investigaciones, por cada gramo de heces húmedas, es posible encontrar aproximadamente 100.000 millones de bacterias, las cuales suelen estar vivas. Asimismo, la presencia de un determinado tipo de bacterias, será el factor determinante de la consistencia de los excrementos. Por ejemplo, las bacterias Prevotella, comunes en la boca y el intestino, son más frecuentes cuando las heces son blandas.

En contraposición a esto, las bacterias Ruminococcus, encargadas de descomponer los carbohidratos complejos, se relacionan a excrementos de mayor solidez.

Virus

Si bien las bacterias intestinales han sido ampliamente estudiadas, no es el caso de los virus. Aun así, se sugiere que por cada gramo de heces, pueden haber entre 100 y 1.000 millones de virus.

Claro que esto puede cambiar en función del estado de salud de las personas; de esta manera, cuando una persona tiene gastroenteritis viral, los niveles pueden alcanzar hasta un billón de virus por gramo de excremento.

Arqueas

Así lucen las arqueas.

Otro tipo de microorganismos que podemos encontrar en la materia fecal son las arqueas; estos organismos viven en el intestino humano, donde producen gases como el metano y representan más o menos el 10% de los microbios intestinales que no dependen del oxígeno. Tal es el caso de la Methanobrevibacter, asociada al estreñimiento y a la producción de excrementos de gran solidez. De hecho, se estima que existen 100 millones de arqueas en cada gramo de excrementos.

Hongos unicelulares

Finalmente, en los excrementos humanos es posible encontrar hongos unicelulares, también llamados levaduras; estos microorganismos están presentes en los intestinos de aproximadamente el 70% de los adultos sanos. Aun así, su presencia es poco destacable, ya que se pueden encontrar hasta un millón de levaduras por cada gramo de heces, lo que representa un 0,03% de los organismos que viven en nuestros excrementos.

Otros materiales

Otros tipos de materiales orgánicos que puede encontrarse en nuestros excrementos incluyen carbohidratos, proteínas y grasas no digeridas. De hecho, entre el 2 y el 25% de la materia orgánica contenida en las heces se corresponde con este tipo de sustancias.

10 cosas que aprendimos sobre el cuerpo humano en el 2018

Además de lo mencionado anteriormente, se ha demostrado que en los excrementos humanos pueden aparecer pequeñas partículas de plástico, especialmente luego de beber de botellas de plástico o ingerir alimentos envueltos en este material.

No obstante, debemos tener en cuenta que esto solo incluye a personas que gozan de un óptimo estado de salud; en este sentido, algunas enfermedades pueden alterar las colonias de bacterias intestinales y modificar el contenido de nuestras heces. Por ejemplo, cuando los excrementos contienen sangre, es necesario hacer una inspección para descartar el cáncer de colon.

Referencia: Fecal weight and composition, serum lipids, and diet among subjects aged 18 to 80 years not seeking health care, (2018). https://doi.org/10.1093/ajcn/40.3.628

Más en TekCrispy