Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Harvard ha revelado que la cantidad de calorías quemadas por un individuo en reposo fluctúa en diferentes momentos del día.

La investigación encontró que, mientras descansan, las personas queman un 10 por ciento más de calorías al final de la tarde y en las primeras horas de la noche, en comparación con las primeras horas de la mañana.

Sin embargo, las horas de la mañana son mejores para quemar carbohidratos, mientras que las grasas tienen mayor probabilidad de quemarse en la noche.

Los hallazgos ayudan a explicar por qué los horarios inconsistentes de comer y dormir hacen que las personas tengan más probabilidades de aumentar de peso.

A su propio ritmo

Para el nuevo estudio, los investigadores querían examinar cómo el reloj interno del cuerpo afectaba el metabolismo, separado de los niveles de actividad de las personas, o sus hábitos de sueño y alimentación.

estos resultados podrían ayudar a explicar por qué los horarios inconsistentes hacen que las personas tengan más probabilidades de aumentar de peso.

A tal fin, los investigadores realizaron un seguimiento a siete personas que permanecieron en habitaciones sin ventanas durante tres semanas, sin tener ninguna pista sobre la hora del día.

Cada noche, los siete se acostaban cuatro horas más tarde que la noche anterior, lo que equivale a viajar alrededor del mundo y cruzar todas las zonas horarias en una semana.

El cambio de horario permitió a los investigadores estudiar los ritmos naturales del cuerpo de cada sujeto sin influencias externas.

La investigadora Jeanne F. Duffy, catedrática en la División de Medicina del Sueño de la Escuela de Medicina de Harvard y coautora del estudio, explicó:

“Debido a que estaban haciendo el equivalente a dar vueltas alrededor del globo cada semana, el reloj interno de su cuerpo no podía seguir el ritmo, por lo que osciló a su propio ritmo. Esto nos permitió medir la tasa metabólica en todos los diferentes momentos biológicos del día.”

Más en la noche, menos en la mañana

Los datos mostraron que el gasto de energía en reposo es más bajo durante la caída de la temperatura corporal central, que se produce durante la noche biológica. Además, se encontró que el gasto de energía era el más alto unas 12 horas más tarde, es decir, en la tarde biológica.

La investigación encontró que, mientras descansan, las personas queman un 10 por ciento más de calorías al final de la tarde.

En general, las personas quemaron alrededor de 130 calorías más en la tarde y la noche biológicas, en comparación con la mañana biológica temprana.

En base a estas observaciones, los autores manifiestan que no es sólo lo que se come, sino que el momento del día en que se come y se descansa, son factores que afectan la cantidad de energía que se quema o almacena como grasa, y resaltan que la regularidad de hábitos como comer y dormir es muy importante para la salud general.

En próximos estudios, los investigadores planean ver cómo varía el apetito y la respuesta de las personas a los alimentos con la hora del día, así como la forma en que el sueño influye en esas respuestas.

Referencia: Human Resting Energy Expenditure Varies with Circadian Phase. Current Biology, 2018. https://doi.org/10.1016/j.cub.2018.10.005

Más en TekCrispy