Si hay un sonido que la mayoría de las personas disfrutan, es el de las risas de un bebé; no por nada, internet está copado de videos virales de bebés riéndose jocosamente. Este curioso sonido, podría ser una muestra más de nuestra cercana relación biológica con los grandes simios.

Tal como lo demostró una investigación reciente, la risa de los bebés se asemeja más a la de los simios que a la de los adultos; si bien se desconocen las causas de este fenómeno, se plantea que la adquisición de la capacidad del habla podría tener algo que ver.

Humanos y chimpancés comparten las mismas leyes del lenguaje de señas

La risa de los bebés es más similar a la de los chimpancés que a la de los adultos

Los bebés aprenden a reír a los tres meses y medio de edad, aproximadamente; así, son muchos los estímulos que pueden desencadenar sus risas, tal como las cosquillas, diversos sonidos y la risa de otras personas. En particular, la risa se corresponde con una respuesta biológica que se emite ante una variedad de estímulos; adicionalmente, tiene funciones sociales y de alarma.

Los seres humanos no son los únicos seres vivos que pueden disfrutar de la risa; por ejemplo, diversas investigaciones han demostrado que los perros y las ratas emiten sonidos similares a las risas de un bebé cuando juegan. Asimismo, los chimpancés y otros grandes simios, como los orangutanes y los gorilas se ríen, aunque los sonidos asociados son distintos a los de seres humanos adultos.

En la misma línea, se ha demostrado que las risas de los bebés humanos es distinta a las de los adultos; la principal diferencia es que los bebés pueden reírse tanto al inhalar, como al inhalar; por su parte, los adultos solo se ríen al exhalar. Por tanto, se plantea que la risa de los bebés humanos es más similar a la de los simios que a la de los humanos adultos.  Estos patrones en común podrían ser una evidencia más del parentesco entre los grandes simios y el ser humano.

Al adquirir la capacidad del habla, los bebés empiezan a reírse como los adultos

Para investigar esto, Disa Sauter, una Psicóloga y Profesora Asociada de la Universidad de Ámsterdam, junto a un equipo de investigadores, se dedicó a escuchar grabaciones de las risas de 44 niños con edades comprendidas entre los tres y los 18 meses. La idea era categorizar las risas dependiendo de si estas se emitían durante la inhalación o en plena exhalación.

De esta manera, se observó que a medida que los bebés se desarrollan, las proporciones de risas producidas durante el proceso de inhalación disminuyen gradualmente. Por tanto, los investigadores sugieren que el cambio desde una risa primitiva, similar a la de los chimpancés, hacia una más parecida a la de seres humanos adultos, se produce progresivamente.

Esta es la razón por la que los bebés y niños pequeños lloran en los aviones

Al respecto, para el momento no se tienen claras las causas de este tipo de risas en los bebés y en los simios; no obstante, esto demuestra que ambas especies tienen su origen en un ancestro en común. Por otro lado, se cree que la adquisición de la capacidad del habla podría haber modificado los sonidos asociados a las risas de humanos adultos; por esta razón, los bebés empiezan a reírse más como adultos, a medida que se desarrollan y aprenden a hablar.

Finalmente, los investigadores sugieren más estudios a fin de develar el proceso detrás de la transición desde una risa infantil hacia una más adulta.

Referencia: Sauter, D., Evans B., Venneker, D. y KretHow, M. (2018). How do babies laugh? Acoustical Society of America

Más en TekCrispy