Facebook ha estado teniendo un terrible año en cuanto a seguridad se refiere, e igualmente con respecto a las políticas sobre publicidad. Según reportes, Facebook ha estado permitiendo la publicación de anuncios políticos falsos en su plataforma y ahora la Unión Europea ha llamado la atención a la empresa.

Un informe de Reuters apunta que Gran Bretaña refirió el caso a la Unión Europea para que examine la manera en que la red social segmenta, monitorea y muestra anuncios publicitarios a sus usuarios.

La semana pasada, Business Insider realizó una prueba para evidenciar que Facebook permite la publicación de anuncios políticos falsos, que consistió en crear una campaña con mensajes antiguos referentes al Brexit en 2016, colocando que estuvo “pagado” por Cambridge Analytica.

La prueba funcionó, pues la campaña se publicó y solo dos días después, Facebook la eliminó al descubrir que era falsa. El escándalo reventó semanas después de que la compañía anunciara cambios sobre su política publicitaria en Reino Unido, incluyendo una nueva herramienta de transparencia en los anuncios publicitarios.

La herramienta, llamada Ads Library, permite que los usuarios sepan quiénes están detrás de cualquier campaña, tal como señalaron al anunciarla: “Creemos que la gente en Facebook debería saber quién está detrás los anuncios políticos que ven, por lo cual estamos creando la Ads Library para que puedan ver quién es responsable por cada anuncio político”.

Evidentemente, Business Insider demostró que cualquiera podría hacer una campaña falsa en Facebook a nombre de cualquier compañía que desee, solo con pasar por un proceso de verificación de documentación y dirección para poder publicar.

La comisionada de Información de Gran Bretaña, Elizabeth Denham, expresó que los “ciudadanos solo pueden tomar decisiones verdaderamente informadas sobre quién votar si están seguros de que esas decisiones no han sido influenciadas”.  Añadió que les preocupa el “perturbador descuido de la privacidad personal de los votantes”.

En este sentido, la Comisión de Información de Gran Bretaña había asomado el posible monto de la multa más alta que Facebook podía pagar por el “mal uso de la información”, unos 643.800 dólares, pero en su lugar, pasaron la denuncia a la más alta autoridad en Irlanda.

Más en TekCrispy