Para las personas que padecen de leucemia mieloide aguda (LMA) recidivante, un agresivo tipo de cáncer en la sangre, el principal enfoque de tratamiento es el trasplante alogénico de células madre (allo-SCT).

Aunque en la mayoría de los pacientes con LMA trasplantados, el sistema inmunitario del donante se desarrolla con éxito, casi la mitad de los casos ven una recaída de la enfermedad, la cual suele resultar fatal.

Escapando a la detección inmune

Se sabe que la recaída después de allo-SCT puede ser causada por un escape inmune de las células de LMA, así como por el sistema inmune del paciente que pasa por alto la inmunosupresión y por lo tanto contrarresta las células inmunitarias del donante.

Interferón gamma, una molécula de señalización inmune que marca las defensas inmunitarias naturales del cuerpo.

Pero un reciente estudio sugiere que la recaída de la leucemia mieloide aguda después del trasplante de células madre está asociada con la regulación negativa de los genes de clase II del complejo principal de histocompatibilidad (CMH), lo que permitió que las células de la LMA escapen a la detección inmune, y de este modo, facilitar la progresión de la enfermedad.

Para el estudio, que involucró a 15 pacientes adultos con LMA que habían recaído después de allo-SCT y otros 20 pacientes que habían recaído después de la quimioterapia, los investigadores secuenciaron el ADN de la células de LMA.

En los casos de recaída después del trasplante, el equipo identificó 34 genes que estaban significativamente regulados al alza y otros 187 genes que estaban significativamente regulados a la baja, en comparación con los pacientes que habían recaído después de la quimioterapia.

Esto significa que cuando el cáncer regresó en estos pacientes, regresó en una especie de “modo oculto”.

Estas células leucémicas ocultas carecían de proteínas que las células T del donante usaban para identificarlas, y cuando las células inmunitarias del donante ya no pueden detectar las células leucémicas, simplemente no pueden destruirlas.

Para confirmar la consistencia de la regulación a la baja de estos genes, los investigadores identificaron muestras adicionales en el depósito de tejidos que también tenían muestras de presentación emparejadas y de recaída después del trasplante.

Las células inmunes del donante atacan y matan a las células leucémicas.

De un total de 34 casos de LMA evaluables, la mitad se caracterizó por la regulación negativa de los genes CMH de clase II en citometría de flujo o inmunohistoquímica.

Marcadores inmunitarios activados

Los investigadores demostraron que el cultivo de blastos de LMA recidivados después del trasplante con interferón gamma, una molécula de señalización inmune, restauró completamente la expresión de clase II en casi todos los blastos, después de sólo 72 horas de exposición.

El Dr. Matthew J. Christopher, profesor en la División de Oncología de la Universidad de Washington y coautor del estudio, explicó:

“Cuando tratamos las células de leucemia de pacientes con interferón gamma, se activaron los marcadores inmunitarios que se habían vuelto invisibles, lo que sugiere que este proceso es reversible.”

Dado que la muestra es pequeña y la investigación todavía es muy preliminar, es demasiado prematuro comentar sobre la posible reversibilidad del mecanismo que da lugar a la recaída de LMA, aunque no deja de ser una esperanza.

Referencia: Immune Escape of Relapsed AML Cells after Allogeneic Transplantation. The New England Journal of Medicine, 2018. https://doi.org/10.1056/NEJMoa1808777

Más en TekCrispy