Cuando nos damos un baño, esperamos terminar completamente limpios; sin embargo, esto es prácticamente imposible, ya que el entorno está lleno de microorganismos. Bajo esta premisa, un equipo de investigadores decidió analizar las comunidades microbianas que se alojan en los cabezales de ducha comúnmente utilizadas en los hogares, además de aquellas que se asientan en las tuberías.

Tras hacerlo, se descubrió que en nuestras duchas existen comunidades microbianas que pueden generar enfermedades; sin embargo, esto depende de los métodos de tratamiento del agua que se emplean en distintas comunidades.

En nuestra ducha se pueden alojar muchas comunidades bacterianas

A fin de analizar la existencia de vida microbiana dentro de las plomerías y en los cabezales de ducha, un equipo de investigadores de la Universidad de Colorado, recolectó muestras provenientes de diversos hogares, tanto en Europa, como en los Estados Unidos.

Para ello, se prestó especial atención a microbios del género Mycobacterium, un tipo de bacterias que pueden causar lepra y tuberculosis. Adicional a esto, el género Mycobacterium se relaciona a otros 200 tipos de bacterias que pueden alojarse en cualquier entorno, especialmente en el suelo, el polvo y el agua corriente; estas son conocidas como micobacterias no tuberculosas.

Un aspecto interesante de este tipo de bacterias es que crecen en colonias en forma de moho, por lo que son un indicio de hongos. Esto implica que las micobacterias no tuberculosas pueden ser bastante comunes en los baños, en los fregaderos y en las duchas. En líneas generales, estas bacterias son inofensivas para el ser humano, sin embargo, pueden causar infecciones pulmonares.

Por tanto, para determinar su presencia dentro del hogar, los investigadores analizaron el ADN presente en 656 muestras de biopelículas de duchas domésticas; además, se tomaron en cuenta datos básicos de la química del agua de los hogares. De esta manera, se descubrió que nuestras duchas son una gran fuente de micobacterias no tuberculosas.

Tomar una ducha puede terminar enfermándonos

Tras llevar a cabo el análisis, se observó que el género Mycobacterium es sumamente frecuente dentro de los cabezales de ducha domésticos. Sin embargo, se encontraron diferencias de acuerdo al lugar de procedencia de las muestras estudiadas. En particular, se descubrió que las micobacterias eran más frecuentes en los hogares estadounidenses que en los europeos.

Al respecto, los investigadores sugieren que esto se debe a las diferentes formas de tratar el agua para purificarla; con este objetivo, en los Estados Unidos, suele emplearse cloro, sin embargo, las micobacterias son resistentes a esta sustancia.

Adicionalmente, se observó que las residencias que usaban agua proveniente de un tanque tenían menos bacterias que las duchas que recibían agua directa de los depósitos municipales; en la misma línea, los cabezales de ducha de metal tenían una mayor proporción de micobacterias que las de plástico; sin embargo, en estas últimas, las comunidades eran más diversas, lo que se relaciona a los químicos presentes en este material.

Finalmente, los investigadores descubrieron que en los sitios de los Estados Unidos donde las infecciones pulmonares relacionadas a micobacterias son más frecuentes, como Florida y Nueva York, los cabezales de las duchas domésticas suelen tener una mayor cantidad de estos microbios.

Aún así, es necesario tener en cuenta que se trata de una investigación correlacional, por lo que para establecer relaciones causales se requieren más investigaciones. Por lo pronto, los científicos se han propuesto descubrir las causas que determinan la presencia o la ausencia de estas bacterias en nuestros hogares y sus efectos sobre la salud humana.

Referencia: Ecological Analyses of Mycobacteria in Showerhead Biofilms and Their Relevance to Human Health, (2018). https://www.doi.org/10.1128/mBio.01614-18

Más en TekCrispy