Un banco japonés se aprovechó de la decisión reciente de que las stablecoins no pueden ser consideradas criptomonedas.

En este sentido, el Primer Banco de Toyama habría lanzado un proyecto piloto para probar su propia stablecoin, la First Bank Coin (FBC) y planea comercializar el token en octubre del 2019. Esta stablecoin estaría anclada 1 a 1 al yuan.

La stablecoin sería utilizada inicialmente dentro del banco, y sus empleados tendrían la oportunidad de utilizarla en las oficinas del banco como un medio de pago legítimo. Además, los empleados podrían utilizarla en forma de remesa utilizando sus teléfonos inteligentes.

La FBC Coin no sería la primera stablecoin a lanzarse en Japón. En abril, Mitsubishi UFJ Financial Bank, uno de los bancos más importantes de Japón, llevó a cabo una prueba piloto para su stablecoin MUFG, que le permitiría a sus empleados comprar víveres en algunas tiendas minoristas.

En esta prueba, que se encuentra ahora en etapa avanzada, los empleados del banco tan sólo deben escanear el producto que desean comprar utilizando la app móvil de MUFG y el pago se realiza de forma automática.

A principios de octubre, el GMO Internet Group también comentó que planearía lanzar una stablecoin anclada al yuan en el año 2018, asegurando además que el proyecto estaría progresando con velocidad al contar con el apoyo de bancos importantes del país.

Asimismo, es importante señalar que la Financial Services Authority (FSA), el ente regulador financiero nipón, aseguró que las stablecoins no serían consideradas de la misma forma que las criptomonedas.

“En principio, las stablecoins ancladas a divisas legales no entran en la categoría de divisas digitales,” comentó el ente. Además, la FSA aseveró que las compañías que desearan emitir una stablecoin no necesitaban registrarse ante su organización.