El Banco Central de China (PBoC) enfatizó en sus revisiones a los airdrops de tokens, caracterizándolos de “ICOs disfrazados” en su nuevo reporte de estabilidad financiera publicado el 2 de noviembre.

El reporte reitera la postura anti ICO y anti criptomonedas de la entidad bancaria, definiendo a los ICOs como un medio de recaudación de fondos ilegal y señalando los riesgos inherentes a los esquemas piramidales y fraude financiero.

Ahora, el banco ha decidido enfocarse también en los airdrops, señalando que los mismos estarían evadiendo las regulaciones propias de los modelos de venta pública de tokens. De acuerdo con el reporte, los airdrops capitalizan con la especulación del mercado al inflar el valor de un activo para generar ganancias.

Por otra parte, el banco advierte que estas iniciativas continúan aumentando en número a pesar de los esfuerzos por eliminar las emisiones de tokens de criptomonedas en el país, además de hacer un llamado a la “detección temprana” y “mayor vigilancia” de parte de los reguladores.

El resto del reporte reitera las preocupaciones acerca de las compañías de criptomonedas emigrando del país y utilizando “agentes extranjeros” para invertir en nombre de clientes chinos, además de advertir en contra de los “whitepapers fraudulentos y proyectos de inversión de criptomonedas disfrazados de innovación blockchain.”

El reporte también habla de sospechas de manipulación de mercado y violación de sistemas anti lavado de dinero en el sector de las criptomonedas, advirtiendo del posible impacto negativo en la sociedad de las criptomonedas debido a su uso para evadir controles de capital, sanciones internacionales y financiar el terrorismo.

Incluso en medio de los esfuerzos de los reguladores del país para eliminar los ICOs, conservar criptomonedas no es ilegal per sé en China, por lo que aún el área sigue siendo más bien gris hasta los momentos.

Escribir un comentario