Cuando el tiempo apremia, las sopas instantáneas pueden resolvernos un almuerzo o una cena con rapidez. En estas situaciones, lo único que tenemos que hacer es calentar agua en el microondas y esperar unos minutos hasta que nuestra sopa esté lista. Sin embargo, las sopas instantáneas son un peligro para los niños.

Siguiendo los resultados de una investigación reciente, una buena parte de las quemaduras infantiles atendidas en los hospitales se producen gracias a las sopas instantáneas. Dada esta situación, los investigadores recomiendan a los padres tener especial cuidado con estos productos y, al mismo tiempo, instan a las empresas de producción a diseñar envases más seguros para evitar problemas como este.

Las sopas instantáneas son responsables de una buena parte de las quemaduras infantiles

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron los datos del Sistema Nacional de Vigilancia de Lesiones Electrónicas, en un periodo comprendido entre los años 2006 y 2016. El objetivo era identificar a los niños que habían sido llevados al hospital por alguna quemadura causada por sopas instantáneas.

De esta manera, se descubrió que, al menos dos de cada diez quemaduras infantiles se deben a la manipulación de este tipo de productos. Específicamente, se encontró que las quemaduras de este tipo han afectado a más de 9.500 niños por año, con edades de entre 4 y 12 años.

Asimismo, por lo general, el área de la quemadura suele abarcar el torso; sin embargo, también pueden verse afectados los brazos, las manos, las piernas y la cara. Aun así, en un 40% de los casos, los niños son llevados al hospital por una quemadura en el torso debida a la mala manipulación de sopas instantáneas.

Además, se observó que las niñas suelen verse afectadas por este problema con mayor frecuencia; particularmente, de los datos analizados, el 57% correspondían a niñas. En torno a esto, los investigadores sugieren que las sopas instantáneas son responsables de una gran cantidad de dolorosas quemaduras en los niños.

Mejores diseños de empaquetado y más atención por parte de los cuidadores

Lo ideal es prevenir este tipo de lesiones.

Por lo general, las sopas instantáneas son fáciles de preparar y de manipular; en este caso, lo único que debe hacerse es calentar agua y colocarla en el recipiente preenvasado. No obstante, al funcionar con agua sumamente caliente, pueden convertirse en un riesgo de peligrosas quemaduras; esto es especialmente válido en el caso de los niños, sobre todo para los más pequeños.

A modo de síntesis, se demostró que aproximadamente el 20% de los casos de quemaduras infantiles son causadas por la mala manipulación de este tipo de productos; en específico, de todos estos niños, el mayor porcentaje de casos se encontraba en niños de 4 años, representados por un 15, 7%, seguidos por niños de 6 años, con un 14,8%.

En atención a esto, los investigadores recomiendan que los cuidadores deben prestar más atención y supervisar mejor a los niños a fin de evitar que se lastimen cuando están tratando de cocinarse algo para sí mismos. En la misma línea, se sugiere que la industria de productos alimenticios mejore los diseños estructurales de los empaques de sopas instantáneas con el objetivo de prevenir cualquier tipo de lesión; en este caso, lo ideal sería diseñar un empaque a prueba de derrames.

Referencia: Allen, C. (2018). Instant Soup Scald Injuries in Children. American Academy of Pediatrics

Más en TekCrispy