Thor Ragnarok 1

El panorama descentralizado se complica en Holanda, tras una serie de amenazas a varias cafeterías en Ámsterdam, a quienes les exigen el pago de criptomonedas a cambio de no ser bombardeadas.

Las autoridades advierten que los locales han recibido amenazas de bombas y granadas de mano; y hasta el momento, se han reportado solo tres casos en cafeterías y uno en un club nocturno desde el pasado mes de mayo.

Cabe destacar que los locales notaron primeramente las amenazas gracias a una serie de e-mails, en los que les exigían la adquisición de grandes sumas de criptomonedas de los exchanges Coinbase o Coinmama, para luego ser depositados a una cuenta particular.

De acuerdo con las citaciones provistas en el ‘NLTimes’, gran parte de los correos electrónicos comentaban que:

Si no recibimos la cantidad de €100.000 ($111.000 dólares) dentro de cinco días, nos aseguraremos de cerrar sus puertas definitivamente. Esto lo podremos hacer disparando a su local o atando una granada a la puerta principal. […] Si descubrimos que ha presentado un informe o ha compartido este mensaje con otra persona, nos aseguraremos de inmediato de cerrar sus puertas por lo menos durante tres meses.

Al parecer, este tipo de casos criminales no son extraños en Ámsterdam, basándonos en pasados acontecimientos que indican cómo varios comercios han recibido alertas de ataques de bombas; sin embargo, es la primera vez que ocurre una extorsión en el territorio vinculada a las monedas digitales.

En cuanto a las víctimas, el gerente del club nocturno afirmó no haber cedido antes el pago de la extorsión, así como los dueños de las tres cafeterías bajo amenazas, dando a inferir que no se han tomado el caso con suficiente seriedad.