En la actualidad muchos son los proyectos llevados a cabo por la NASA o Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, que van desde la exploraciòn de los diferentes planetas del sistema solar hasta la colonización de Venus y Marte.

Respecto a este último, un nuevo informe deja al descubierto qué tan importante se toma la NASA la colonización en Marte, pues tal parece que se encuentra planificando cómo será el regreso de los astronautas desde el planeta rojo.

Y es que tal vez no lo habían pensado, pero realmente es un gran dilema el regresar, debido al combustible. Ya que por cada kilo que se quiera enviar al planeta rojo, se necesitan 225 kgs de combustible, por lo que la agencia espacial está estudiando cómo proveerse de combustible si no logra llevar la cantidad suficiente.

Un combustible generado a partir del suelo Marciano

Para implementar una solución a este problema, la NASA se ha dado la tarea de formar un equipo liderado por el ingeniero Kurt Leucht, a fin de que se construya un sistema capaz de extraer recursos del suelo marciano.

Este sistema ha sido bautizado como: ISRU –utilización de recursos in situ– y según menciona Leucht en la IEEE Spectrum, se trata de “fabricar recursos desde el polvo”.

Esta fábrica de robots no es ciencia ficción: está siendo desarrollada conjuntamente por varios equipos de la NASA. Uno de ellos es el Swamp Works Lab en el Centro Espacial John F. Kennedy de la NASA, en Florida, donde soy el líder del equipo. Oficialmente, se conoce como un sistema de utilización de recursos in situ (ISRU), pero nos gusta llamarlo una fábrica de polvo a empuje, ya que convierte el polvo simple en combustible para cohetes.

Convirtiendo polvo en combustible

La idea principal es que el ISRU extraiga agua del suelo marciano y luego por medio de la electrólisis ésta se convierta en hidrógeno y oxígeno.

Luego de ello, el sistema combinará el hidrógeno con el carbono de la atmósfera del planeta rojo y producirá el metano que funcionará como combustible para los cohetes.

Un aliado perfecto

Para llevar a cabo este proyecto, se necesita realizar la excavación del suelo marciano por lo que esta tarea estará a cabo de un robot minero autónomo llamado, RASSOR o Regolith Advanced Surface Systems Robot de operaciones que, está diseñado para cavar en condiciones de poca gravedad.

Para cavar, RASSOR usa dos tambores de cubos opuestos, cada uno equipado con varias cucharas de excavación pequeñas y dentadas. Cuando los tambores del cubo de RASSOR giran y los brazos que los sostienen se hunden, raspan una pequeña cantidad de regolito en cada pala excavadora mientras avanza lentamente.

IEEE

¿Cómo se convierte el polvo en combustible?

RASSOR transportará este fino polvo a un centro de procesamiento y lo colocará dentro de un horno, que será el encargado de separar el agua del polvo del suelo.

Al dividir las moléculas de H2O con un electrolizador en moléculas de gas de hidrógeno (H2) y moléculas de oxígeno (O2), y luego comprimir y licuar ambos gases por separado, podemos sintetizar el combustible y el oxidante que se usan más comúnmente en los motores de cohetes de combustible líquidos.

Luego, el polvo será regresado a la superficie para ser utilizado como material de construcción, mientras que, el agua será purificada para ser bebida o usada como base para fabricar combustible.

Finalmente, la NASA convertirá el hidrógeno en metano (CH4), un tipo de combustible mucho más fácil de almacenar.

Los científicos pretenden enviar estos robots a Marte primero para estudiar el campo y empezar con las pruebas. Aunque parece una idea descabellada sin duda es indispensable, no solo para las exploraciones en el planeta, sino que impulsarán ideas más ambiciosas que la solo colonización del planeta.

Si deseas ver a RASSOR en acción mira el siguiente video:

Más en TekCrispy