Luego de más de 10 años de investigación, un grupo de científicos del Programa Nacional de Toxicología (NTP, por sus siglas en inglés) de EE.UU, publicó un informe acerca de los efectos en la salud de un grupo de animales de la radiación de radiofrecuencia (RFR), generada por algunos móviles.

Según las conclusiones del estudio, la RFR es un tipo de radiación que puede generar cáncer en ratones macho, sin embargo, cuando se trató de validar estas consecuencias para los humanos, los resultados no lograron aprobar ninguna hipótesis con contundencia.

La investigación tuvo un costo total de US$ 30 millones y la única ‘evidencia clara’ que arrojó fue que la RFR podría estar relacionada con los tumores cardíacos en ratas macho, además de encontrar evidencia de que este tipo de frecuencias ocasionan tumores en las glándulas suprarrenales y el cerebro de estos animales. En el caso de las ratas hembra, el estudio no obtuvo evidencia clara de la relación entre la RFR y el cáncer.

El estudio se basó en estudiar las frecuencias RFR generadas por móviles 2G y 3G. En el caso de las redes 2G, en algunas zonas de África y Sudamérica aún están activas, mientras que Asia, EE.UU y Europa si mantienen su dominio en redes 3G y 4G.

Ahora bien, el nivel de frecuencia en el caso de las redes 3G y 4G es mucho más alto que el de las 2G, y se cree que la venidera tecnología 5G superará por mucho a las generaciones predecesoras en relación a la banda de frecuencia. De hecho, un informe reciente de la cadena ABC News afirmó que las bandas de frecuencia más alta no tienen gran capacidad de penetrar cuerpos de animales con éxito.

Sin embargo, Michael Wyde, toxicólogo del NTP, aseguró que si bien en la investigación no estudiaron la influencia de las redes 5G en la salud de los animales, los efectos de este tipo de frecuencias pueden arrojar resultados diferentes a los encontrados en este estudio.

Por su parte, Kevin McConway, de Open University, dijo a New Atlas que el estudio del NTP no arroja ningún resultado sobre el riesgo de los humanos a desarrollar cáncer por estar expuestos a sus móviles, asegurando que la conclusión sobre las ratas es bastante débil.

Más en TekCrispy