Recientemente, un informe reciente de las Naciones Unidas advirtió que al mundo le quedaban sólo una docena de años para tomar medidas drásticas, a fin de evitar algunos de los efectos más catastróficos del cambio climático.

Sin embargo, un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Princeton y el Instituto de Oceanografía Scripps sugiere que la evaluación fue demasiado optimista.

Mediciones puntuales

Los resultados de la investigación revelan que las naciones tienen menos tiempo para reducir drásticamente las emisiones mundiales de dióxido de carbono.

Utilizando un nuevo método para calcular la cantidad de calor absorbido por los océanos del mundo, el equipo de investigadores encontró que la acumulación de calor en los últimos 25 años es 60 por ciento más alta que las estimaciones anteriores, lo que significa que el mundo se está calentando significativamente más rápido de lo esperado.

Los resultados son los primeros en provenir de una técnica de medición independiente del método dominante detrás de la investigación existente. Las estimaciones anteriores se basaron en millones de mediciones puntuales de la temperatura del océano, que se interpolaron para calcular el contenido total de calor.

Sin embargo, las brechas en la cobertura hacen que este enfoque sea incierto. Una red de sensores robóticos conocida como Argo ahora realiza mediciones exhaustivas de la temperatura y salinidad del océano en todo el mundo, pero la red sólo tiene datos completos que se remontan al año 2007 y sólo mide la mitad superior del océano.

Una metodología diferente

De no tomar acciones inmediatas, la sociedad enfrentará las peligrosas y generalizadas consecuencias del cambio climático.

La nueva investigación no mide la temperatura del océano directamente; más bien, mide el volumen de gases, específicamente oxígeno y dióxido de carbono, que se han escapado del océano en las últimas décadas y se han dirigido a la atmósfera a medida que se calienta.

El método ofreció a los científicos un indicador confiable del cambio de temperatura del océano porque refleja el comportamiento fundamental de un líquido cuando se calienta.

Este enfoque permitió a los investigadores volver a verificar la historia de las temperaturas del océano de una manera diferente y novedosa. Al hacerlo, obtuvieron un resultado más alto de cuánto calentamiento han experimentado los océanos en los últimos tiempos.

Consecuencias ineludibles

Los investigadores encontraron que la acumulación de calor en los océanos en los últimos 25 años es 60 por ciento más alta que las estimaciones anteriores.

Estos resultados subrayan las posibles consecuencias de la inacción global. Si las temperaturas oceánicas aumentan más rápidamente de lo que se calculó anteriormente, eso podría dejar a las naciones incluso menos tiempo para reducir drásticamente las emisiones mundiales de dióxido de carbono.

El calentamiento más rápido de los océanos significa que el nivel de los mares subirá más rápido y que se enviará más calor a lugares críticos que ya enfrentan los efectos de un clima más cálido, como los arrecifes de coral en los trópicos y las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida.

La mayoría de los científicos han acordado que si las temperaturas medias globales superan los niveles preindustriales en 2 ° C  (3,6 ° F), con seguridad la sociedad enfrentará las peligrosas y generalizadas consecuencias del cambio climático.

Referencia: Quantification of ocean heat uptake from changes in atmospheric O2 and CO2 composition. Nature, 2018. http://dx.doi.org/10.1038/s41586-018-0651-8

Más en TekCrispy