Existe un refrán que indica: “La primera impresión es lo que cuenta” y sí, efectivamente, las primeras impresiones que nos formamos de las personas suelen mediar nuestro comportamiento hacia ellas; sin embargo, es importante tener en cuenta cuáles son los factores que influyen sobre el desarrollo de esa primera impresión.

Diversas investigaciones han demostrado que inferimos una gran parte de la personalidad de otros individuos a partir de sus gestos y su configuración facial; aunado a esto, una investigación reciente ha demostrado que nuestras primeras impresiones respecto a la personalidad de alguien que recién conocemos dependen de la forma de su cuerpo.

No existen diferencias de personalidad entre usuarias de la píldora anticonceptiva y mujeres que no la consumen

¿Qué elementos tomamos en cuenta a la hora de juzgar a las personas?

Unas de las características físicas de mayor importancia a la hora de inferir la personalidad de alguien que acabamos de conocer son sus gestos y su configuración facial en general; sin embargo, de acuerdo a los resultados de un estudio reciente, la forma del cuerpo también es un factor a tener en cuenta.

Para investigar esto, Ying Hu, Psicólogo de la Universidad de Texas, diseñó un experimento; su objetivo era evaluar el desarrollo de estereotipos sobre la base de la forma del cuerpo cuando interactuamos con personas desconocidas. Para ello se crearon 140 modelos corporales realistas, de los cuales 70 pertenecían a mujeres y los 70 restantes a hombres.

En particular, los modelos fueron diseñados aleatoriamente sobre la base de 10 dimensiones corporales distintas obtenidas a partir de datos de cuerpos humanos reales; de esta manera, fue posible conocer las medidas precisas de cada uno de los modelos corporales empleados en el experimento.

Posteriormente se trabajó con 76 participantes que fueron expuestos a los modelos, a partir de lo que debían realizar una descripción de sus posibles personalidades en función de una lista de 30 cualidades personales; específicamente, se emplearon rasgos de personalidad tanto positivos como negativos. De esta manera se descubrió que los participantes asociaron sistemáticamente ciertos rasgos de personalidad específicos con ciertos tipos de cuerpos en particular.

La forma del cuerpo influye sobre las inferencias que hacemos sobre la personalidad de otros

Este tipo de juicios pueden afectar la autoestima de las personas, generando trastornos alimenticios.

En líneas generales, las participantes emplearon más rasgos de personalidad positivos para describir los cuerpos delgados y atléticos; en este sentido, se emplearon descriptores tales como altos niveles de confianza en sí mismos y entusiasmo. Por su parte, los participantes asociaron los cuerpos menos esbeltos con rasgos más negativos, tales como ser perezosos y descuidados.

En particular, los cuerpos típicamente atractivos, como aquellos en forma de pera para las mujeres y de espalda ancha en los hombres, fueron asociados a rasgos muy positivos y activos, tales como extraversión e ímpetu. Mientras tanto, los cuerpos más rectangulares fueron asociados a rasgos más pasivos como timidez.

Teniendo esto en cuenta, los investigadores concluyen que las personas juzgan las cualidades personales de los demás sobre la base de la forma de su cuerpo. Adicionalmente, se plantea que este es un fenómeno universal; sin embargo, debemos tener en cuenta que la valoración de cada tipo de cuerpo varía de cultura en cultura; así, pueden existir grupos sociales en los que la gordura sea mejor valorada que la delgadez.

Finalmente, se sugieren nuevas investigaciones a fin de develar los mecanismos a partir de los cuales las personas emiten juicios sobre otras aun sin conocerlas; esto podría ayudar a acabar con ciertos estereotipos que podrían terminar siendo perjudiciales.

Referencia: First Impressions of Personality Traits From Body Shapes, (2018). https://doi.org/10.1177/0956797618799300

Más en TekCrispy