En el medio del Atlántico sur, específicamente en el archipiélago de Tristán de Acuña, existe una isla remota llamada Isla Inaccesible; allí podemos encontrar la especie de ave voladora más pequeña del mundo, el Rasconcillo de Tristán de Acuña, también llamado Atlantisia, en atención a su nombre científico, Atlantisia rogersi.

Este tipo de ave sólo puede ser encontrada en esta isla, por lo que, desde hace un siglo aproximadamente, los científicos creían que esta especie pertenecía a unas extensiones de tierra que ahora se encuentran sumergidas en el océano, es decir, la Atlántida. Sin embargo, tras llevar a cabo un estudio genético, se ha descubierto que estas aves tienen un origen distinto al que se creía.

El ave no voladora más pequeña del mundo

Como se mencionó anteriormente, el pequeño Rasconcillo es un ave totalmente endémico de la Isla Inaccesible; por ende, solo podemos encontrar estas aves en esta isla. Allí vaga libremente por la vegetación, ya que no tiene enemigos naturales. Sobre esta especie se creía que su incapacidad para volar era un rasgo sumamente antiguo; por lo tanto, se sugería que llegó a colonizar la Isla Inaccesible, caminando a partir de extensiones de tierra que posteriormente desaparecieron en las profundidades del océano.

Sin embargo, un equipo de biólogos de la Universidad de Lund, en Suecia, ha demostrado que el origen de esta ave puede ser diferente al que se creía. Específicamente, tras usar modernas técnicas de secuenciación genética, los científicos analizaron el ADN del Rasconcillo.

A partir de ello se descubrió que esta ave está emparentada con el Burrito Negruzco o Porzana spiloptera, de Sudamérica, y con el Burrito Cuyano, también llamado Laterallus jamaicensis; este último es común tanto en Sudamérica como en Norteamérica. Adicionalmente, los resultados sugieren que el Rasconcillo también podría tener un pariente en las islas Galápagos.

Esto demuestra que las teorías anteriores sobre esta ave son incorrectas; más bien, todo parece indicar que los antepasados del Rasconcillo volaron hasta la Isla Inaccesible hace aproximadamente 1,5 millones de años, donde se establecieron, evolucionando hasta ser lo que se conocen actualmente.

Los ancestros de esta ave llegaron volando a la Isla Inaccesible

En resumen, se creía que esta ave había llegado caminando hasta la Isla Inaccesible gracias a terrenos continentales que hoy en día se encuentran en las profundidades del Océano. Sin embargo, tras llevar a cabo un análisis genético, los investigadores sugieren que los ancestros del Rasconcillo llegaron volando a esta isla hace más de un millón de años.

Al respecto, los expertos explican que esta familia de aves tiene excelentes capacidades para adaptarse y colonizar territorios remotos; en este sentido, en la Isla Inaccesible, el Rasconcillo carece de enemigos naturales, por lo que no ha necesitado volar para escapar de algún depredador.

En atención a esto, lo más probable es que haya perdido su capacidad para volar gracias a la selección natural y a miles de años de evolución; de esta manera, el Rasconcillo no desperdicia recursos ni energías en algo que no necesita para sobrevivir, tal como volar.

Finalmente, los investigadores plantean que este estudio resalta la importancia de evitar que se introduzcan especies foráneas en entornos como estos, ya que esto pondría en peligro diversas especies, como la del Rasconcillo de Tristán de Acuña.

Referencia: The origin of the world’s smallest flightless bird, the Inaccessible Island Rail Atlantisia rogersi (Aves: Rallidae), (2018). https://doi.org/10.1016/j.ympev.2018.10.007

Más en TekCrispy