Mientras diversos fabricantes de coches están enfocados en optimizar los sistemas de conducción autónoma para sus futuros vehículos, un par de gigantes surcoreanos de este sector está buscando alternativas para mejorar el rendimiento de los coches eléctricos de la actualidad.

En concreto, Hyundai y Kia han anunciado sus planes para incorporar una nueva tecnología de carga solar para sus coches, incorporando paneles solares en el techo o en el capó de los mismos. Según el comunicado oficial, este sistema de carga será compatible con sus coches híbridos, eléctricos e incluso de combustión interna, en los cuales será mejorada la eficiencia del combustible.

Las compañías anunciaron que se están desarrollando tres diferentes sistemas de carga a base de paneles solares:

  • Techo solar de primera generación basado en silicio.
  • Techo solar semitransparente de segunda generación.
  • Techo solar de tercera generación incorporado en la carrocería del coche.

El sistema de primera generación será incorporado en coches híbridos, y está basado en paneles solares de silicio que se incorporarán en el techo del coche. Esta tecnología permitirá alimentar hasta un 60 por ciento de la batería diariamente y, evidentemente, la eficiencia dependerá de las condiciones climáticas.

El techo solar semitransparente de segunda generación de Hyundai Motors será incorporado en los coches de combustión interna, lo que representa un hito inédito en este sector. A diferencia de la primera generación de techos solares, esta tecnología se basa en paneles ‘transmisores’ para usuarios que necesitan una mejor sensación de apertura al conducir, es decir, en vista panorámica mientras la batería del coche eléctrico se carga.

Finalmente, el sistema de carga de tercera generación incorpora paneles solares directamente en el capó del coche y el techo, de manera que la generación de energía sea mucho mayor.

En los tres casos, el sistema está compuesto de un panel solar, una batería y un controlador. Al igual que en los paneles solares convencionales, la energía que impulsará el coche se producirá cuando los rayos del sol impacten sobre la superficie de dicho panel, transformando los fotones de luz solar en pares de electrones en las celdas de silicio, generando finalmente la energía eléctrica.

La llegada de esta tecnología está estipulada para 2019, mientras Hyundai y Kia buscan cumplir con las normativas internacionales relativas a los paneles solares y los coches eléctricos, y finalmente optimizar la eficiencia energética de sus coches.

Más en TekCrispy