Las plagas de ratones pueden ser sumamente peligrosas para el ser humano; estos roedores pueden transmitir peligrosos virus que afectan a las personas, además de contaminar los alimentos con los que mantienen contacto. Además, tal como veremos más adelante, en poco tiempo, un solo ratón puede convertirse en muchos ratones. Por tanto, las medidas de control de este tipo de plagas son de gran importancia.

Hasta el momento, la mayoría de los métodos de control de plagas utilizadas implican la utilización de productos altamente tóxicos que pueden afectar a las personas y a las mascotas; al respecto, una nueva investigación parece haber encontrado una mejor solución: lágrimas de cría de ratón.

En este sentido, un equipo de científicos ha descubierto que una feromona presente en las lágrimas de los ratones recién nacidos inhibe la libido de sus madres; esto frena su capacidad reproductiva, por lo que se presenta como una opción benigna para controlar poblaciones de ratones.

Es necesario frenar el ciclo reproductivo de los ratones

Si hay algo que caracteriza a los ratones y demás roedores es la rapidez de sus ciclos reproductivos; en líneas generales, las hembras alcanzan el desarrollo sexual un mes y medio después de hacer nacido, manteniéndose fértil hasta los 13 o 14 meses de edad. En este sentido, luego de un mes y medio ya tienen la posibilidad de concebir.

Adicionalmente, el tiempo de gestación de los ratones es bastante corto, con una duración aproximada de 20 días. De esta manera, en tan solo un año, pueden tener entre 8 y 12 camadas de ratones;  además, cada camada puede estar compuesta por entre 8 y 12 crías. Si bien no todas las crías sobreviven, se ha demostrado que, en promedio, un solo ratón hembra pueden tener hasta 20 crías anuales.

Tal como muchos pueblos y ciudades lo han demostrado, esto puede convertirse en un gran problema, ya que en un corto período de tiempo la población de ratones puede crecer de tal forma que las personas se verían seriamente afectadas; por tanto, se hacen necesarias cada vez más y mejores técnicas de control de este tipo de plagas.

Bajo esta premisa, un equipo de investigadores se trazó como objetivo buscar formas de frenar el ciclo reproductivo de los ratones, a fin de desarrollar un mejor mecanismo de control. Así, se ha descubierto que en las lágrimas de las crías de ratón hay una feromona que inhibe la libido de sus madres, haciendo que estas rechacen el contacto sexual con los machos.

Las crías de ratón evitan que sus madres sigan reproduciéndose

La feromona en cuestión fue llamada ESP22; específicamente, esta sustancia fue descubierta en las lágrimas de las crías de ratón cuando estas tenían entre una y tres semanas de vida. Particularmente, la feromona no tiene algún aroma particular, ni tiene efectos sobre otras especies de animales.

No obstante, esta feromona hace que los ratones hembra, tanto las que han sido madre como las que no, se resistan a ser fecundadas por los macho.Tras experimentos, se demostró que cuando las crías secretaban lágrimas con estas feromonas, las madres rechazaban el contacto con los machos; la razón evolutiva de este mecanismo pudiese ser que esto garantiza que las madres inviertan toda su energía y sus recursos en las crías, garantizando su supervivencia.

Por su parte, al analizar la interacción entre ESP22 y otra feromona secretada por los machos, llamada ESP21, cuya función es aumentar la libido de las hembras, los investigadores descubrieron que la ESP22 inhibe la libido de los ratones hembras a pesar de estar expuestas a ESP21; así, todo parece indicar que ESP22 anula el funcionamiento de ESP22.

De esta manera, se observó que cuando ambas sustancias son detectadas por los receptores correspondientes, las señales asociadas viajan en paralelo, pero por vías separadas hasta llegar a la amígdala medial; en esta estructura prevalece la feromona inhibidora de la libido. Finalmente, los investigadores se han propuesto continuar estudiando los mecanismos de acción de esta sustancia y diseñar métodos que permitan aprovechar su funcionamiento a fin de desarrollar mejores métodos de control de plagas.

Referencias: Sexual rejection via a vomeronasal receptor-triggered limbic circuit, (2018). https://doi.org/10.1038/s41467-018-07003-5

Más en TekCrispy