A principios de octubre ocurrió un acontecimiento en la Antártida digno de cualquier película de ficción: un investigador apuñaló a su compañero de trabajo en la estación rusa de Bellinghausen. Para ese entonces los medios catalogaron el incidente como producto del encierro, sin embargo, los investigadores revelan otras extrañas causas.

Tal parece que Sergey Savitsky apuñaló a su compañero Oleg Beloguzov porque no dejaba de spoilearle el final de los libros que leían. El acontecimiento tuvo lugar en la cantina de la base, donde un harto Savitsky decidió vengarse de los spoilers de su compañero y le propinó varias puñaladas a Beloguzov.

Una vez propiciado el ataque, Beloguzov sobrevivió y fue trasladado de inmediato al hospital más próximo hospital que está ubicado en Chile. La víctima se encuentra actualmente de reposo, recuperándose de la herida, mientras que Savitsky está en su hogar de San Petersburgo bajo arresto domiciliario por intento de homicidio.

Consecuencias de estar en un espacio cerrado

Si bien en un principio el hecho estuvo catalogado como resultado del encierro bajo temperaturas extremas, puede que esté ligado a ello. Es bien sabido los efectos psicológicos que los espacios cerrados tienen sobre las personas pueden ocasionar cambios en la conducta.

Un estudio realizado por el Instituto de Problemas Biomédicos de la Academia Rusa de Ciencia, encontró que las personas que se someten a este tipo de condiciones suelen registrar cambios conductuales que van desde cambios en patrones de sueño, cansancio y fatiga, hasta una ligera depresión.

Todos estos elementos pueden impactar en nuestro carácter, aunque se desconoce el tiempo que tenían los investigadores rusos en la misión, puede que un tiempo prolongado haya afectado a Savitsky para haber reaccionado así contra su compañero.

Aunque tal vez pase mucho tiempo para saber por qué tuvo esa reacción, habiendo perpetrado el primer crimen de la Antártida.

Más en TekCrispy