Los investigadores de seguridad del Departamento del Interior de EE.UU informaron que su red informática había sido comprometida con malware a causa del uso indebido del ordenador de trabajo por parte de un empleado, cuyo historial de sitios web porno facilitó el incidente.

En concreto, la red del Servicio Geológico de EE.UU (USGS, por sus siglas en inglés) fue sometida a una auditoría por parte de la Inspectoría General del Departamento del Interior, debido a sospechas de hackeo. El Centro EROS, ubicado en Dakota del Sur y dedicado a la visualización de imágenes satelitales, fue el recinto desde donde se visitaron dichos sitios web que terminaron comprometiendo toda la red.

El empleado, aún no identificado, habría visitado miles de sitios web con contenido pornográfico, muchos de ellos cargados con malware que posteriormente fue descargado en su portátil. Los expertos hallaron que una gran cantidad de las imágenes porno visualizadas por el hombre, luego fueron almacenadas en un smartphone y un pendrive personal del usuario. El smartphone en cuestión también estaba comprometido con malware, según los investigadores.

Más allá de que el hecho de ver pornografía no sea un delito como el asesinato o la violación, es bastante negativo que una institución del gobierno estadounidense se vea envuelta en este tipo de situaciones embarazosas, sobre todo si su administración se jacta de sus continuos esfuerzos en materia de seguridad informática para contrarrestar ataques de hackers extranjeros ‘altamente sofisticados’.

Sin embargo, un vocero de EROS dijo al sitio web TechCrunch que el recinto no maneja ninguna red que incluya datos clasificados del gobierno, lo que descarta cualquier tipo de daño a la privacidad y la seguridad del sistema federal. Pese a ello, no fueron especificados otros detalles técnicos sobre el tipo de malware utilizado por los hackers o si tiene alguna relación con ataques informáticos previos realizados contra instituciones federales de EE.UU.

Más en TekCrispy