Negocios y analistas británicos habrían respondido a los planes del gobierno por regular las criptomonedas y las tecnologías relacionadas a las mismas, describiéndolo de una “aproximación retrógrada”, de acuerdo con el diario británico Telegraph.

Estos planes de regulación sucederían en el marco de un aumento del nivel de poder del regulador financiero del país, el Financial Conduct Authority (FCA) sobre las criptomonedas, así como su foco en las políticas orientadas a la protección al consumidor y antilavado de dinero.

Ahora, un reporte conjunto de parte del British Business Federation Authority (BBFA), el fondo empresarial Novum Insights y la casa de cambio TodaQ han urgido al ente ser cauteloso a la hora de desarrollar estas regulaciones.

De acuerdo con el documento, los involucrados comentan que “las malas regulaciones son peores que no tener regulaciones, pues esto podrá tener implicaciones y efectos secundarios en la escena FinTech del Reino Unido.”

Sobre este asunto, Patrick Curry, jefe ejecutivo del BBFA, comentó: “creo que es una aproximación bastante retrógrada que no he visto en otros países,” añadiendo que: “el uso de esta tecnología es aún un viaje de descubrimiento y estas técnicas están siendo refinadas para distintos tipos de uso.”

Por otra parte, el diario reporta que el Reino Unido ha tomado bastante tiempo antes de poner sus manos en el ecosistema doméstico de criptomonedas, a pesar de que algunas de las plataformas más conocidas de la industria como eToro y Bitstamp se encuentran ahí.

Asimsimo, en marzo, la FCA había creado una “fuerza de trabajo” de criptomonedas, bajo la premisa de que deberían “evaluar qué hacer con el fenómeno”, de acuerdo con la dirigencia de la entidad.

“Las criptomonedas tienen el potencial de causarle año a los consumidores a menos de que desarrollemos un perímetro regulatorio,” comentó entonces John Griffith-Jones, presidente de la FCA.

Escribir un comentario