La minera rusa Alrosa, la empresa de minería de diamantes más grande del mundo, se ha unido al plan piloto de trazabilidad a través de blockchain de la minera De Beers.

La solución blockchain lleva por nombre Tracr. La misma permite trazar la procedencia de los diamantes. Esto aumenta la confianza de los consumidores, ya que le da certeza de que el producto no se trata de un “diamante de sangre”: aquellos que provienen de piases en medio de guerras civiles, cuyas ganancias van dirigidas a la compra de armamento, y que además usan mano de obra esclava.

También lleva el registro de otras características del producto, como la cantidad de quilates.

Además, Tracr trabajará para complementar y respaldar las iniciativas y regulaciones existentes de la industria del diamante, incluido el Esquema de Certificación del Proceso de Kimberley, el Sistema de Garantías del Consejo Mundial del Diamante y el Código de Prácticas del Consejo de Joyería Responsable

El CEO de De Beers Group, Bruce Cleaver expresó su entusiasmo respecto al hecho de que su proyecto cuente con el apoyo de Alrosa: “Estamos encantados de que Alrosa se haya unido al piloto de Tracr, ya que los esfuerzos colectivos de los dos principales productores de diamantes del mundo permitirán que se rastree a más diamantes del mundo en su viaje desde la mina hasta el comercio minorista”.

Hay que destacar que Alrosa es el mayor productor mundial de diamantes en bruto en términos de quilates; y junto con De Beers, las dos empresas producen alrededor de la mitad de la oferta mundial. Se espera que otras empresas mineras se sumen al proyecto, para así erradicar el terrible flagelo de los diamantes de sangre.

Tracr fue desarrollado por De Beers junto con otros líderes de la industria, como Diacore, Diarough, KGK Group, Rosy Blue NV y Venus Jewel.