Las acciones emprendidas por China y EE.UU durante la guerra comercial que actualmente protagonizan, no dejan de perjudicar a las principales compañías tecnológicas de ambos países. El día de hoy, el Departamento de Comercio de EE.UU tomó la decisión de imponer restricciones comerciales a uno de los principales exportadores chinos de hardware hacia el país norteamericano: Fujian Jinhua Integrated Circuit Co.

Según el Secretario de Comercio, Wilbur Ross, la medida se debe a las preocupaciones de EE.UU en materia de seguridad nacional, y forman parte de un plan más amplio de Washington para expulsar a los proveedores extranjeros de los sistemas militares de EE.UU. A través de un comunicado, Ross explicó:

Cuando una empresa extranjera se dedica a actividades contrarias a nuestros intereses de seguridad nacional, tomaremos medidas firmes para proteger nuestra seguridad nacional.

La decisión prohibitiva se produce luego de que la compañía estadounidense Micron Technology acusó a Fujian Jinhua de intentar robar sus secretos comerciales a través de su hardware. La firma china se especializa en la fabricación de D-RAM, y según Micron, se asoció con la empresa taiwanesa United Microelectronics Corporation para tal propósito intrusivo.

Super Micro revisará su hardware en busca de supuestos chips manipulados para espiar empresas de EE.UU

En el caso de Jinhua, la firma se fundó en el año 2016, pero su expansión comercial ha sido abrumadora durante los últimos 24 meses, invirtiendo incluso casi US$ 6 mil millones para la construcción de una fábrica en China que producirá hardware de memoria para sistemas informáticos. En concreto, Micron afirma que el propósito principal de Jinhua es iniciar la producción de D-RAM este año para implantarlo en sistemas estadounidenses y llevar a cabo labores de espionaje.

De hecho, EE.UU alega que dicha producción de chips podría amenazar a los proveedores nacionales de dichas tecnologías que son esenciales para el correcto funcionamiento de los sistemas militares del país norteamericano. Los semiconductores representan uno de los principales productos de importación desde China a EE.UU, incluso a la par del petróleo, lo que deja en evidencia la dependencia de esta tecnología por parte del mercado estadounidense.

Más en TekCrispy