Updateon

Muchas personas criptoescépticas afirman que el Bitcoin consumirá toda la energía eléctrica del mundo. Incluso muchos medios de comunicación se hacen eco de eso para infundir miedo a la población. Y para más inri, hasta algunos académicos han intentado fundamentar esa creencia. Sin embargo, el hecho es que es casi imposible que Bitcoin consuma tal cantidad de energía.

Y es que el Dr. Jonathan Koomey señaló que la metodología utilizada en el paper titulado “las emisiones de Bitcoin por sí solas podrían impulsar el calentamiento global por encima de 2 ° C” es defectuosa. Dicho paper fue publciado en la prestigiosa revista Nature Climate Change.

El estudio comparó una tasa hipotética futura de adopción de bitcoin con el historial de tecnologías como la tarjeta de crédito, el lavavajillas y la electricidad en sí, y descubrió que, si bitcoin sigue teniendo éxito, y si los cálculos para registrar transacciones y generar nuevos bitcoincada vez más complejo y exigente: las emisiones de gases de efecto invernadero de la minería podrían explotar” dice Koomey.

Si bien es cierto que Bitcoin utiliza mucha energía, los rigs de minería se hacen cada vez más eficientes. Recordemos que, por ejemplo, ya han sacado al mercado chips de 7 nanómetros. Además, la cantidad de energía disponible también va aumentando.

Así que, en otras palabras, no toman en cuenta los avances tecnológicos y la optimización de las tecnologías actuales.

También señala que Bitcoin es ciertamente un factor importante que las compañías eléctricas deben considerar a medida que expanden sus operaciones, pero los informes recientes sobre el tema no ayudan en nada.

El investigador concluye que si bien “los informes de cobertura de los medios hacen que parezca que Bitcoin se está apoderando del mundo, pero de hecho es probable que solo sea el 0.1% del consumo mundial de electricidad, y es poco probable que continúe creciendo a tasas históricas recientes”.