Un grupo de científicos chinos ha creado el primer tipo de arroz del mundo que puede ser cultivado en aguas marinas. Las primeras pruebas exitosas de este tipo de arroz se plantaron en la provincia de Shandong, y forman parte de un plan mucho más amplio que pretende impulsar la producción de arroz en China.

En este sentido, los científicos se han inspirado en las más de 80 millones de personas en China afectadas por las tierras estériles del país producto de los recientes desastres naturales. La ciudad de Qingdao, al este de China, fue la elegida por los investigadores para cosechar este nuevo tipo de arroz, que tiene la capacidad de crecer en las tierras salinas y alcalinas en las planicies de las mareas. El producto final se obtuvo a partir del cruce de diversos tipos de arroz.

En declaraciones a la agencia de noticias Ruptly, filial del medio ruso RT, Guodong Zhang, director del Centro de Investigación y Desarrollo Qingdao Sea Rice, aseguró que China cuenta con una gran población, lo que lo hace un país vulnerable en caso de desastres naturales. A esta situación se une el hecho de la importación de alimentos desde otros países, limitada por las barreras logísticas impuestas por Pekín.

Según Zhang, la hambruna de los ciudadanos chinos, propiciada por las fallas en los cultivos, representa un factor de riesgo social y económico para el país asiático, y podría generar desestabilización interna y presiones internacionales para China.

Por ello, el científico confía en que el proyecto de ‘arroz marino’, que convierte las tierras infértiles en un ecosistema apto para cultivar arroz, beneficiará a China en relación a su estabilidad social y mantendrá la paz en el país. Por ello, agregó:

Con los esfuerzos conjuntos de nuestro equipo y toda la sociedad, más de 65,000 kilómetros cuadrados de sal y tierras alcalinas se transformarán en China.

Finalmente, Zhang dijo que el proyecto de arroz cultivable en tierras marinas puede elevar el nivel de seguridad alimentaria de la nación, inyectando más de 30 mil millones de kilogramos, que serán suficientes para alimentar a 80 millones de personas que actualmente están afectadas por las escasas tierras fértiles en el país.

Más en TekCrispy