Puede que ya sepas que es perjudicial mirar directamente al sol en todo su esplendor. Si bien el ojo ha adaptado varios mecanismos de protección, ciertas exposiciones a la luz pueden provocar un daño temporal o permanente.

Si a pesar de las advertencias una persona mira directamente al sol, puede provocar que demasiada luz ultravioleta inunde la retina, causando una condición que se conoce como retinopatía solar.

Un simple vistazo puede ser suficiente

Por lo general, las consecuencias inmediatas en los ojos por mirar directamente al sol incluyen visión borrosa, manchas oscuras o amarillas, dolor en los ojos, dolor de cabeza, disminución de la visión del color, dificultad para discernir formas, puntos ciegos en el centro de la visión.

Mirar directamente al sol puede provocar que demasiada luz ultravioleta inunde la retina, causando una condición que se conoce como retinopatía solar.

En casos extremos, mirar directamente al sol puede causar ceguera, pero es tan doloroso que es raro que alguien pueda soportar mirar al sol durante tanto tiempo. Sin embargo, un simple vistazo puede ser suficiente para provocar daños en la visión.

En la parte frontal del ojo hay una lente cuyo trabajo principal es enfocar la luz entrante en la mácula, un área pigmentada de forma ovalada cerca del centro de la retina. Por lo tanto, cuando miras directamente al sol, la lente enfoca la luz sobre la retina.

En realidad es bastante similar a quemar un pedazo de papel con una lente de aumento. Si alguna vez has intentado hacer este experimento, sabes que para quemar el papel debes sostener la lente de aumento en un cierto ángulo para que la luz del sol se enfoque en un sólo punto del papel.

Lo mismo sucede con tu visión. Cuando miras directamente al sol, la lente del ojo enfoca la luz del sol directamente sobre tu retina.

Efectos acumulativos

Los efectos de la luz solar sobre el ojo son acumulativos, lo que significa que se acumulan a lo largo de la vida y pueden tener un efecto permanente en nuestros ojos y visión.

Cuando miras directamente al sol, la lente del ojo enfoca la luz del sol directamente sobre tu retina.

A largo plazo, la retinopatía solar puede provocar cataratas (puntos nublados en la lente del ojo), quemaduras solares en la córnea y crecimientos de tejidos invasivos en la superficie del ojo, lo que se conoce como pterigio.

Este tipo de lesiones pueden ser el resultado de una exposición al sol de por vida, y los efectos generalmente no aparecen hasta que las personas tienen 50 años o más.

No existe un tratamiento estándar para la retinopatía solar. Es probable que los síntomas mejoren con el tiempo, pero puede tardar de un mes a un año en recuperarse por completo, aunque algunas personas nunca recuperan completamente su visión.

Referencias:

Solar retinopathy. Documenta Ophthalmologica, 1998. https://doi.org/10.1023/A:1001160413794

Age-related maculopathy and sunlight exposure evaluated by objective measurement. British Journal of Ophthalmology, 2008. http://dx.doi.org/10.1136/bjo.2007.130575

Pathologic Findings of Photic Retinopathy in the Human Eye. American Journal of Ophthalmology, 1991. https://doi.org/10.1016/S0002-9394(14)76852-7

Más en TekCrispy