Okcoin

De acuerdo con los reportes, las oficinas de OKCoin en Beijing se habrían visto atacadas por una docena de individuos no identificados que entraron a la fuerza para amenazar a sus empleados, llegando incluso a agredirlos físicamente. Sin embargo, de momento no se reportan heridas graves o violencia física significativa.

“Alrededor de las 2 de la tarde del 23 de octubre, más de una docena de personas no identificadas irrumpieron en la oficina de OKCoin de Beijing de forma violenta, dañando nuestro ascensor y nuestras puertas,” comentó la empresa.

Aparentemente, habrían acosado e insultado a los empleados, dañado equipo de oficina y amenazado seriamente la seguridad del personal, afectando el “orden normal de la compañía.”

Asimismo, la compañía comentó que habría reportado los hechos a la policía, que procedió a retirar a todo el personal relevante de forma segura de las instalaciones, mientras que OKCoin asegura que cooperará con las fuerzas policiales para investigar el accidente.

Por otra parte, OKCoin asegura que alguien llamado Zhang Mouqinq le pagó a varias personas para iniciar una protesta por “sus derechos”. De acuerdo con la empresa, el pasado 11 de octubre varias personas se habrían reunido afuera de su oficina, rehusándose a identificarse.

Es importante recordar que esta empresa habría sido una de las principales casas de cambio de criptomonedas en China hasta ser cerrada por las autoridades. Sin embargo, recientemente volvieron a operar dentro de la legalidad.

Sin embargo, aparentemente, las protestas estarían dirigidas hacia OKEx, la subsidiaria internacional de OKCoin. En este sentido, un individuo llamado Li Moudong y el ya mencionado Mouqinq habrían ido a las oficinas de la empresa varias veces a quejarse de las pérdidas ocurridas en OKEx.

Las pérdidas en cuestión seguramente hacen referencia a la WFEECoin, un proyecto fraudulento en el que supuestamente se vería implicado Star Xu, el fundador de OKCoin.

De momento, no se cuenta con más información al respecto, pero Xu habría buscado desvincularse en repetidas oportunidades de este proyecto, asegurando que “no tendría ninguna relación con WFEE ni su compañía.”