Los cannabinoides son un foco importante de investigación y desarrollo económico. El tetrahydrocannabinol, o THC, ingrediente psicoactivo de la marihuana, es un compuesto que ha mostrado ser eficaz en el tratamiento de algunas afecciones médicas, incluidos ciertos tipos de dolor, náuseas, calambres musculares, mareos y pérdida de apetito.

Debido al que el THC tiene un efecto psicoactivo relativamente alto en el cerebro, en otras palabras, es un narcótico, es ilegal en muchas partes del mundo. Pero un nuevo estudio encontró lo que podría ser una alternativa que ofrece propiedades médicas similares del cannabis, sin las restricciones legales.

Compuesto con propiedades similares al THC

Un equipo de investigación de la Universidad de Berna y el Instituto Federal de Tecnología ETH de Zurich, ha identificado un compuesto químico que se encuentra en las hepáticas, un tipo de musgo, que tiene efectos antiinflamatorios y analgésicos comparables a los del THC, sin producir estados alterados de conciencia.

El tetrahydrocannabinol, o THC, ingrediente psicoactivo de la marihuana, es un compuesto que ha mostrado ser eficaz en el tratamiento de algunas afecciones médicas, pero por ser un narcótico es ilegal en muchas partes del mundo.

Las hepáticas son pequeña plantas verdes sin flores que crecen discretamente extendiendo sus frondas como manos sobre rocas y troncos por igual; se reproducen por medio de esporas que liberan a través de cápsulas y generalmente prefieren un hábitat húmedo.

En el año 1994, científicos japoneses descubrieron que ciertas especies de hepáticas del género Radula producían un compuesto llamado perrotetineno (PET), el cual tiene propiedades similares al THC.

Los mecanismos de acción de los perrotetinenos todavía son poco conocidos. Hasta ahora, sólo las especies Radula perrottetii,  Radula marginata y Radula laxiramea que se encuentran en Japón, Costa Rica, Nueva Zelanda y Tasmania, son conocidas por producir el compuesto.

Debido a que las plantas producen muy poco de la sustancia, los investigadores han luchado para estudiar sus efectos, hasta ahora.

Analizando sus efectos

El equipo de investigadores analizó la estructura molecular del PET y las perspectivas para su uso farmacológico. Después de mapear la estructura molecular del perrotetineno, los científicos han confirmado su similitud con el THC de cannabis.

Los investigadores lograron encontrar un método para obtener una versión sintética de esta sustancia en el laboratorio, en cantidades convenientes para experimentar.

Radula perrottetii, una de las tres especies conocidas que producen el compuesto.

Las pruebas con cultivos de células cerebrales humanas confirmaron que el PET se une a los receptores para los cannabinoles endógenos, causan una disminución en los niveles de prostaglandinas y reducen la inflamación.

En complemento, se estudiaron los efectos de fármacos PET sintetizados en ratones de laboratorio.

Los científicos monitorearon la respuesta al dolor de los animales, así como su temperatura y actividad física como posibles indicadores de efectos psicoactivos. Los datos demuestran que el PET puede mantener el efecto analgésico del THC, pero tiene mucho menos efecto psicoactivo.

Los investigadores creen que el perrotetineno podría ser una alternativa viable al THC en el futuro, pero enfatizan que se requiere realizar más estudios para comprender mejor los beneficios farmacológicos y los posibles efectos secundarios que pudiera producir.

Referencia: Uncovering the psychoactivity of a cannabinoid from liverworts associated with a legal high. Sciences Advances, 2018. https://doi.org/10.1126/sciadv.aat2166

Más en TekCrispy