Andy Rubin, creador del sistema operativo Android y exempleado de Google, ha respondido a la historia publicada ayer por el New York Times diciendo que está llena de “numerosas inexactitudes sobre mi trabajo en Google y alocadas exageraciones sobre mi compensación”.

Rubin aseguró en uno de sus tweets que nunca coaccionó a ninguna mujer para tener sexo en un hotel y añadió que las alegaciones “son parte de una campaña de desprestigio para desacreditarme durante el divorcio y una batalla por la custodia”.

En el reportaje publicado por el New York Times se exponen algunos detalles relacionados con la salida del ahora director ejecutivo de Essential en 2014 por denuncias de acoso sexual. La historia detalla que Google le pagó a Rubin un paquete de liquidación de 90 millones de dólares, sin que se pudiera confirmar si el pago se realizó a sabiendas de estas acusaciones.

A raíz de la era del Me Too, las compañías estadounidenses están imponiendo mano dura al comportamiento de sus empleados. Entre esas Google, que envió un correo a su planta de trabajadores como respuesta del artículo del New York Times en el que resaltaba eran “muy serios” en lo que respecta a proveer un lugar de trabajo “sano e inclusivo”.

Sundar Pichai fue el firmante de la carta enviada a los empleados y explicó que en los últimos años han incrementado una “línea dura sobre conductas inapropiadas provenientes de personas en posiciones de autoridad”, resaltando que en los últimos dos años, Google ha despedido a 48 personas por acoso sexual, dentro de los que se incluyen 13 directivos.

Rubin también expresó su preocupación por comentarios emitidos por ejecutivos anónimos de Google sobre su “expediente laboral” y por “tergiversar los hechos”.

El New York Times también destacó que aún falta por cancelar 2 millones de dólares del paquete de 90 millones de dólares que le dieron a Rubin cuando firmó su salida de la compañía.

Más en TekCrispy