En 2017, México fue sacudido por el terremoto de mayor magnitud en los últimos 100 años.

El año pasado, un terremoto de grandes magnitudes sacudió a México; este terremoto, llegó a alcanzar los 8,2 grados en la escala de Richter. Aún más, la fuerza de este fenómeno natural fue tal, que muchas personas fueron testigos de unas extrañas luces que ascendieron al cielo producto del movimiento de las capas tectónicas.

Lo más impresionante del caso es que, recientemente, un equipo de investigadores ha descubierto que este devastador terremoto ocasionó la ruptura total de una placa tectónica.

El terremoto fue de tal magnitud que ocasionó la ruptura de la placa tectónica

Este gran terremoto tuvo su punto de origen en el Océano Pacífico, en el istmo de Tehuantepec, ubicado en la costa oeste de México. En esta costa se encuentra una frontera tectónica, específicamente, entre la Placa de Cocos, en el océano, y las Placas de Norteamérica, el Caribe y Panamá, las cuales conforman la masa terrestre de América Central.

Esta zona es altamente sísmica, ya que el borde de la Placa de Cocos suele moverse bajo las placas continentales. Sin embargo, el terremoto de Tehuantepec, ocurrido el 7 de septiembre de 2017, junto a un sismo de 7,1 grados ocurrido el siguiente 19 de septiembre, tuvieron características fuera de lo común.

Ambos terremotos fueron de una categoría poco frecuente llamada terremoto de flexión; estos movimientos telúricos tienen un inicio normal, ocurrido por el choque y deslizamiento de las placas tectónicas. Sin embargo, en ambos terremotos ocurrió algo extraordinario.

Cuando la Placa del Coco empezó a situarse bajo la placa continental mexicana, conformada por rocas densas y pesadas, de un momento a otro, revirtió su curso. Por tanto, se inclinó hacia arriba y se deslizó de forma horizontal bajo la placa continental mexicana.

Así, bajo el estado de puebla, a una profundidad de 48 kilómetros, la placa cambio de dirección nuevamente, sumergiéndose de forma vertical bajo el manto de la Tierra. Esto dobló la placa tectónica como si fuese un trozo de madera; por lo tanto, se estiró de tal forma que terminó rompiéndose.

¿Por qué se rompió la placa tectónica?

Así fue como el radar de la NASA registró el movimiento terrestre tras el terremoto en México. Créditos: NASA/JPL-Caltech/ESA/Copernicus.

Al doblar un objeto, su exterior se estira, mientras que el interior se comprime. De esta manera, cualquiera pudiera pensar que una ruptura sísmica como la ocurrida apenas afectaría la superficie de la placa tectónica. No obstante, la Placa del coco se rompió completamente, incluso a una profundidad de 80 kilómetros, llegando a su borde inferior.

En este lugar, las temperaturas alcanzan los 1.100º Celsius, lo que implica que la roca debería ser lo suficientemente elástica como para no romperse; no obstante, tras el terremoto, se rompió. Al respecto, hay dos posibles explicaciones.

En primer lugar, se propone que la gravedad que tira de la placa tectónica contrarrestó la elasticidad, favoreciendo la ruptura. Por otro lado, se plantea que el agua del mar pudo haber desempeñado un importante rol; al filtrarse dentro de la falla, bajó la temperatura, aumentando la fragilidad de la ropa. De ser esto cierto, la filtración de líquidos sería mucho mayor de lo que diversos modelos han sugerido.

Al respecto, los investigadores aseguran que el rompimiento de la placa tectónica explicaría lo devastador que resultó el terremoto; en este sentido, se produjeron al menos 98 muertes, miles de heridos y la destrucción de una gran cantidad de edificios; como si esto no fuese suficiente, se produjo un tsunami, con olas de hasta 1,75 metros por encima de la marea.

No obstante, si esto hubiese ocurrido del lado oceánico, los resultados hubiesen sido aún más devastadores, según lo reportado por los investigadores. Finalmente, se recomiendan más investigaciones a fin de develar las causas del rompimiento de esta placa; esto podría ayudar en el desarrollo de mejores planes ante eventos como este en el futuro.

Referencia: Deep embrittlement and complete rupture of the lithosphere during the Mw 8.2 Tehuantepec earthquake, (2108). https://doi.org/10.1038/s41561-018-0229-y

Más en TekCrispy