Una plétora de investigaciones previas ha demostrado que la dieta, la genética y el tabaquismo, entre otros factores, pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer. Ahora, un reciente estudio confirma un inusitado factor de riesgo: ser alto.

La altura podría influir en las probabilidades de que una persona desarrolle cáncer. Los hallazgos de la investigación sugieren que las personas altas tienen un mayor riesgo de padecer la enfermedad debido a que tienen más células en su cuerpo.

Mayor altura, más células

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores examinaron cuatro estudios a gran escala, que incluyeron 10.000 casos de cáncer por cada sexo. Luego contaron el número total de células de los sujetos, registraron sus alturas y evaluaron 18 cánceres diferentes.

La investigación sugiere personas altas son más propensas a desarrollar cáncer porque tienen más células que pueden sufrir mutaciones peligrosas.

Después de analizar los resultados, encontraron que las personas más altas tienen un mayor riesgo de un diagnóstico de cáncer, porque tienen más células en su cuerpo que podrían mutar y conducir a la enfermedad.

De hecho, las posibilidades de una persona de desarrollar la enfermedad aumentaron en un 10 por ciento por cada 10 centímetros de altura superior a la media. La altura promedio se definió como 1,62 metros para las mujeres y 1,75 metros para los hombres.

El autor de la investigación, profesor Leonard Nunney, catedrático en el Departamento de Evolución, Ecología y Biología Organismática de la Universidad de California en Riverside, explicó:

“Como las personas pasan por etapas de desarrollo desde cigotos hasta adultos, las mutaciones se acumulan dentro de las células y continúan a lo largo de la vida. Si estas mutaciones son peligrosas, pueden ocurrir cánceres. Como las personas altas tienen más células, el número de divisiones celulares también es mayor. Por lo tanto, un alto crecimiento puede aumentar el riesgo de cáncer.”

Diferencia de género

Los datos también revelaron una diferencia de género. Las mujeres más altas tenían 12 por ciento más probabilidades de contraer cáncer, mientras que los hombres más altos tenían 9 por ciento más probabilidades de desarrollar la enfermedad.

Los tipos de cáncer más comunes asociados con la altura en las mujeres fueron los tumores malignos de la glándula tiroides, la piel, el colon, el ovario, la mama, el útero y el linfoma.

Las personas altas tienen un mayor riesgo de padecer la enfermedad debido a que tienen más células en su cuerpo.

En los hombres, los más comunes fueron el cáncer de tiroides, cáncer de piel, cáncer de colon, cáncer de riñón, tumores del tracto biliar y del sistema nervioso central. No se encontró conexión con un alto crecimiento en los tumores de esófago, boca y estómago.

A pesar de los resultados, los investigadores notaron que el riesgo de desarrollar cáncer debido a la estatura era pequeño en comparación con otros factores de riesgo.

Al respecto, Georgina Hill de la fundación Cancer Research UK, expresó que este estudio no debe alarmar a las personas altas debido a que el aumento en el riesgo es insignificante, y además, es posible reducir el riesgo de padecer cáncer tomando acciones como por ejemplo, dejar de fumar y mantener un peso saludable.

Referencia: Size matters: height, cell number and a person’s risk of cáncer. Proceedings of the Royal Society B, 2018. https://doi.org/10.1098/rspb.2018.1743

Más en TekCrispy