Recientemente se ha popularizado un movimiento llamado “Body Positive” o cuerpos en positivo, que defiende la idea de aceptar nuestro cuerpo con sus imperfecciones. Si bien este movimiento incluye todo tipo de características físicas, ha cobrado mayor fuerza en las personas que sufren de sobrepeso.

En este sentido, a pesar de que el objetivo del movimiento de cuerpos en positivo es promover la autoestima, hay varios problemas asociados. Por un lado, algunas personas han criticado esta iniciativa argumentando que promueve la obesidad; por otra parte, algunos han abusado de sus principios alegando que la obesidad puede ser saludable, por lo que no hay que hacer nada contra ella.

Teniendo esto en cuenta, veamos de qué se trata realmente el movimiento de cuerpos en positivo y cuál es su posición con respecto a la obesidad; adicionalmente, es importante delimitar si realmente la obesidad es saludable, tal como se alega.

¿Qué es el movimiento de cuerpos en positivo?

El movimiento de cuerpos en positivo se trata de aceptar y celebrar los rasgos que se han querido vender como imperfecciones.

El movimiento de cuerpos en positivo tiene su origen en el año de 2007; en este sentido, surge como respuesta ante el “Body Shaming”, una tendencia a ridiculizar a las personas que no cumplen con los criterios de belleza convencionales.

Así, este movimiento pretende visibilizar y celebrar todas las características físicas que se han escondido por años a causa de la vergüenza; particularmente, tiene por objetivo promover la aceptación de cuerpos reales, en lugar de los publicitados en medios de comunicación masivos.

De esta manera, cuando se habla de cuerpos reales, se toman en cuenta características como la celulitis, las pecas, estrías, cicatrices, entre otros. En este sentido, el objetivo es que las personas se sientan cómodas con su aspecto, a pesar de que sus cualidades no encajen con lo que se pretende vender como belleza.

Entonces, la invitación es a aceptar el cuerpo en independencia de su forma, tamaño, color o cualquier cualidad que se nos venda como una imperfección.

Uno de los principios más importantes en este movimiento es que es normal que existan personas de todas las complexiones físicas; así, se busca normalizar el hecho de que nadie es perfecto y que nuestras cualidades nos hacen seres humanos únicos.

Si bien este movimiento tiene objetivos benevolentes, al pretender luchar contra un estereotipo de belleza único y casi imposible de alcanzar, puede estar asociado a múltiples controversias. Así, bajo el principio de aceptación en independencia del físico, se ha argumentado que el movimiento promueve la obesidad; veamos qué hay de cierto en esto.

¿El movimiento de cuerpos en positivo promueve la obesidad?

Tal como vemos, el movimiento de cuerpos en positivo busca que las personas se acepten y se quieran en independencia de su aspecto; así, una de sus principales campañas implica desestigmatizar a las personas con obesidad.

Al respecto, muchas personas han criticado el movimiento argumentando que se normaliza la obesidad y que se promueve esta condición física. De hecho, son muchas las publicaciones que se han realizado en torno a este tema.

Recientemente, se publicó un estudio en el que se concluye que el movimiento de cuerpos en positivo promueve el sobrepeso y la obesidad; tomando esto como base, muchos medios se hicieron eco de los planteamientos.

El estudio fue dirigido por Muttarak, una Profesora de la Universidad de East Anglia; en esta investigación se compararon diversos datos recopilados entre los años de 1997 y 2015. Específicamente, se tomó en cuenta información tal como el índice de masa corporal de los participantes, su percepción respecto a su peso y si estaban tratando de disminuir sus medidas.

De esta manera se encontró que la mayor parte de los participantes con sobrepeso u obesidad, se percibían a sí mismos como si tuviesen un peso saludable. Dados los resultados, los investigadores concluyeron que el movimiento de cuerpos en positivo insta a las personas a ignorar su peso y su talla, contribuyendo a la crisis de obesidad.

Sin embargo, esta conclusión es cuestionable; al respecto, hay que tener en cuenta que el análisis giró en torno al índice de masa corporal, la autopercepción y los esfuerzos por perder peso. En este sentido, de ninguna forma se incluyó la influencia del movimiento de cuerpos en positivo sobre el fenómeno.

En pocas palabras, la investigación no tomó dicho movimiento como fuente de influencia, por lo que estas conclusiones carecen de fundamentos. Por tanto, no se tienen bases científicas para argumentar que realmente el movimiento de cuerpos en positivo promueve la obesidad.

Sin embargo, recientemente se ha observado que algunas personas han abusado de los principios de este movimiento; así, sobre la base de investigaciones cuestionables, han tratado de hacer ver que la obesidad puede ser saludable y deseable.

¿Se puede ser obeso y saludable?

Dicho brevemente, escudándose bajo los principios del movimiento de cuerpos en positivo, algunas personas han intentado hacer ver que la obesidad no es una condición contra la que se debe luchar. En particular, se ha planteado que la obesidad puede ser saludable.

Al respecto, si bien algunas personas obesas están libres de trastornos metabólicos como la diabetes, estos planteamientos carecen de bases sólidas; en torno a esto, se alude al concepto de obesidad metabólicamente saludable.

La obesidad metabólicamente saludable agrupa a todas aquellas personas que son obesas pero que no tienen las enfermedades asociadas a esta condición; en pocas palabras, tienen obesidad, pero sus valores metabólicos pueden considerarse saludables.

No obstante, este concepto ha sido ampliamente cuestionado; en consonancia con esto, una investigación reciente sugiere que la cualidad de saludable asociada a la obesidad, debe tomarse con pinzas. En torno a esto, luego de una revisión meta-analítica, se encontró que la obesidad, acompañada o no de enfermedades metabólicas, aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Adicionalmente, tras estudiar por más de 30 años a un grupo de 90.257 mujeres con distintos tipos de obesidad, de acuerdo a su índice de masa corporal y a su salud metabólica, se encontró que no existe tal cosa como obesidad metabólicamente saludable.

Específicamente, se observó que las mujeres con obesidad metabólicamente saludable, tenían un 39% más de probabilidades de desarrollar alguna enfermedad cardiovascular. Aún más, el 85% de las mujeres con esta condición al principio de la investigación, desarrollaron alguna enfermedad metabólica en los siguientes 20 años.

De acuerdo a esto, la conclusión fue que el concepto de obesidad saludable debería ser dejado de lado, pues es imposible negar que esta condición afecta gravemente la salud. En resumen, si bien existe la posibilidad de que algunas personas con obesidad tengan valores metabólicos sanos, a la larga, esta condición aumenta los riesgos de padecer afecciones médicas.

Tal como se ha demostrado, en independencia de que los valores metabólicos de referencia estén a niveles normales, aún quedan los riesgos de padecer enfermedad renal crónica, hipertensión, problemas músculo-esqueléticos, depresión, ansiedad, entre otros. Por tanto, no es posible hablar de obesidad saludable.

Teniendo en cuenta lo discutido hasta el momento, es posible concluir que adoptar cualquier extremo con respecto a este tema puede ser peligroso.

Por un lado, no se trata de estigmatizar a las personas con obesidad ni de aceptar criterios de belleza impuestos por la sociedad; más bien, se trata de hacer ver que la obesidad no puede ser considerada saludable ni deseable, ya que está asociada a importantes afecciones que ponen en riesgo la salud.

Así, el abordaje de la obesidad trasciende lo estético, pues dejando de lado los prejuicios sobre esta condición, es la vida de las personas que la padecen la que puede verse afectada.

Referencias:

Transition from metabolic healthy to unhealthy phenotypes and association with cardiovascular disease risk across BMI categories in 90 257 women (the Nurses’ Health Study): 30 year follow-up from a prospective cohort study, (2018). https://doi.org/10.1016/S2213-8587(18)30137-2

Normalization of Plus Size and the Danger of Unseen Overweight and Obesity in England, (2018). https://doi.org/10.1002/oby.22204

Metabolically Healthy Obesity and Risk of All-Cause and Cardiovascular Disease Mortality. https://doi.org/10.1210/jc.2011-3475

Más en TekCrispy