Apple ha estado trabajando en un servicio de streaming que le hará la competencia a Netflix, Hulu y Amazon Prime Video, pero del cual no se tiene muchos detalles. Ni siquiera se conoce el nombre con el cual presentarán la plataforma al mercado, ni cómo será su organización ni una aproximado de costos para los usuarios.

Sin embargo, es un proyecto bastante ambicioso para el cual han estado firmando contratos con varias personalidades de renombre de Hollywood para darle vida a su programación. Apuntando a una audiencia más familiar, Apple ha intervenido mucho en varios de los proyectos que se están llevando a cabo y eso ha retrasado su lanzamiento, cuya fecha se desconocía, hasta ahora.

Aunque la compañía no ha definido una fecha para el lanzamiento de su nuevo servicio, The Information ha revelado que será en la primera mitad de 2019 primero en Estados Unidos y luego irá estando disponible en más de cien países al pasar los meses.

Al fin, más detalles sobre el servicio

Esta es la primera vez que se conocen detalles sobre el funcionamiento del servicio de streaming. Según cuentan desde The Information, el servicio sin nombre funcionará como una aplicación, pero también estará disponible dentro de las funciones del Apple TV.

Con respecto a la programación, más allá de la frontera de contenido original, Apple ofrecerá acceso a servicios de terceros y la posibilidad de suscribirse a un paquete de canales disponibles por cadenas de televisión y proveedores de cable.

Guerra por el streaming

Apple ya tiene servicios similares donde los usuarios pueden ver contenidos originales o películas y series existentes, pero no ha logrado la viralidad que ha hecho de Netflix el rey del streaming.

Básicamente, uno de los aspectos cruciales para el éxito de un servicio es el músculo financiero para adquirir los derechos de tantos programas y películas.

Al respecto, tuvimos un caso reciente con el cierre DramaFever, el servicio a nombre de Warner Media con programación principalmente compuesta por dramas coreanos, originado por el aumento de las licencias de transmisión de 800 mil dólares por temporada, hasta un millón de dólares.

Más en TekCrispy