Probablemente se sientan más atractivas, pero de acuerdo a una reciente investigación, las mujeres que que se han tratado con Botox tienen una seria desventaja en el dormitorio.

Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cardiff, las mujeres que suavizan sus arrugas con el popular tratamiento tienen menos probabilidades de alcanzar los orgasmos.

Expresiones faciales disminuidas

La reducción de las arrugas faciales con inyecciones de toxina botulínica (BTX), popularmente conocido como Botox, se ha convertido en un elemento básico de la industria del tratamiento estético.

El estudio reveló que aquellas mujeres que habían recibido el tratamiento cosmético tuvieron una marcada disminución en su satisfacción sexual.

La acción farmacológica del BTX está enfocada en reducir la movilidad de los músculos faciales tratados, lo que en consecuencia reduce la apariencia de las líneas faciales. Sin embargo, cada vez hay más pruebas de que estos tratamientos afectan las respuestas psicológicas de los pacientes.

Debido a que las inyecciones de Botox paralizan los nervios, lo que dificulta la producción de algunas expresiones faciales, se reduce la posibilidad de que las mujeres puedan expresar a sus parejas que disfrutan del sexo. Esto, a su vez, afecta el rendimiento sexual y repercute en los sentimientos de placer de la mujer.

Los investigadores explican que las expresiones faciales asociadas con el orgasmo, utilizan los mismos músculos a los que típicamente se dirige el tratamiento cosméticos de toxina botulínica. Al no tener el control total de los músculos faciales, las mujeres pueden luchar para alcanzar realmente el orgasmo.

Las inyecciones de Botox se han convertido en un elemento básico de la industria del tratamiento estético.

Las expresiones faciales juegan un rol importante

El Dr. Michael Lewis, catedrático en la Escuela de Psicología de la Universidad de Cardiff y autor de la investigación, se refirió a la investigación y declaró:

“La consecuencia pronosticada de recibir tratamiento es quBe las mujeres pueden sentir un orgasmo en menor medida y puede que sea más difícil alcanzar el clímax. El análisis de nuestro estudio sugiere que eso es lo que está sucediendo.”

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores estudiaron a 36 mujeres, 24 de las cuales habían sido tratadas con Botox y luego midieron su índice de satisfacción del orgasmo en el índice de función sexual femenina.

Además de evidenciar una asociación entre el tratamiento con Botox y una capacidad reducida de reconocimiento de emociones y función sexual, el estudio reveló que aquellas mujeres que habían recibido el tratamiento cosmético tuvieron una marcada disminución en su satisfacción.

Las expresiones faciales son una parte integral del sentimiento de placer y son importantes en el proceso de alcanzar el orgasmo.

Los autores del estudio señalan que los resultados de la investigación sugieren que las expresiones faciales son una parte integral del sentimiento de placer y son importantes en el proceso de alcanzar el orgasmo.

Esto demuestra un rol significativo para la retroalimentación facial dentro de las relaciones sexuales y es potencialmente un impacto negativo significativo del tratamiento con Botox.

Referencia: The interactions between botulinum-toxin-based facial treatments and embodied emotions. Scientific Reports, 2018. http://dx.doi.org/10.1038/s41598-018-33119-1

Más en TekCrispy