La rosácea es una afección común de la piel caracterizada por la inflamación y el enrojecimiento del tejido, especialmente en las mejillas, la nariz, el mentón y la frente. Asimismo, esta enfermedad afecta principalmente a las mujeres.

Hasta el momento, las causas de la rosácea son desconocidas; sin embargo, algunos factores de riesgo incluyen la herencia, infecciones cutáneas, alteraciones en el sistema inmunológico, exposición a la luz del sol y un aumento exagerado de la irrigación sanguínea.

Por tanto, el tratamiento se orienta a atacar los factores de riesgo, además de aliviar los síntomas. Sobre este tema, recientemente, un equipo de investigadores ha descubierto que la cafeína proveniente del café, puede prevenir la aparición de esta afección.

El consumo de café podría prevenir la aparición de rosácea

Aproximadamente el 22% de las personas alrededor del mundo sufren de rosácea; tal como se mencionó anteriormente, esta afección se caracteriza por la inflamación crónica de la piel, acompañada de eritema, pápulas, pústulas y arañas vasculares; todos estos síntomas pueden ser transitorios, presentándose por temporadas, o persistir a lo largo de la vida de las personas. En la misma línea, a largo plazo, la rosácea puede desencadenar problemas oculares, descamación, edema y un excesivo engrosamiento de la piel.

Dado que aún se desconocen las causas de esta afección, la mayoría de los tratamientos son sintomáticos y preventivos; al respecto, Suyun Li, proveniente de la Universidad de Qingdao, en China, junto a un equipo de investigadores, llevó a cabo un estudio a fin de determinar la relación entre el riesgo de rosácea y la ingesta de cafeína.

Para ello, se trabajó con un total de 82.727 mujeres que habían participado en una investigación previa conocida como Estudio de Salud de Enfermeras II. En este sentido, se contó con una base de datos de las participantes, en la que se incluía información sobre su estado de salud, así como también sobre sus hábitos psicobiológicos.

De esta manera, los investigadores identificaron 4.945 casos de rosácea por cada millón de habitantes anualmente. Adicionalmente, se encontró que la ingesta de cafeína está asociada de forma inversa con el riesgo de padecer rosácea. En particular, el consumo de café con cafeína fue el que mostró la relación más fuerte, de tipo inversa, con la mencionada afección. Por su parte, no se evidenciaron los mismos resultados con el café descafeinado ni con la ingesta de cafeína proveniente de alimentos distintos al café.

La cafeína podría ayudar a reducir el riesgo de rosácea

En resumen, al llevar a cabo el estudio, los investigadores descubrieron que a mayor consumo de cafeína, disminuye el riesgo de rosácea; no obstante, es necesario aclarar que la relación se observó en torno a la cafeína proveniente del café, más no de otros alimentos distintos a este.

Teniendo esto en cuenta, los investigadores concluyen que el consumo de cafeína puede ser una estrategia preventiva para evitar la aparición de la rosácea. Sin embargo, es de hacer notar que la investigación tuvo algunas limitaciones, por lo que sus resultados deben ser interpretados con reservas.

En este sentido, se trata de una investigación correlacional, por lo que aún no pueden establecerse relaciones causales entre las variables; en atención a esto, los investigadores recomiendan estudios adicionales a fin de determinar las causas de esto, además de describir los mecanismos subyacentes a la relación identificada.

Referencia: Association of Caffeine Intake and Caffeinated Coffee Consumption With Risk of Incident Rosacea In Women, (2018). https://www.doi.org/10.1001/jamadermatol.2018.3301

Más en TekCrispy