Al observar con detenimiento la configuración de un salón de clase, se puede notar un fenómeno que se repite en casi todas las aulas: aquellos que se sientan en las primeras filas del salón, son los que tienen mejores calificaciones. Esto es tan común que es un cliché explotado por los medios de comunicación.

Sobre este tema, diversas investigaciones han demostrado que, efectivamente, los que se sientan adelante en el salón de clase obtienen mejores resultados académicos. Al respecto, los investigadores se han preguntado sobre las causas de este fenómeno, siendo la explicación más frecuente que los estudiantes inteligentes prefieren los primeros puestos; sin embargo, esto pudiese ser una creencia errada.

¿Los estudiantes de las primeras filas son más inteligentes?

Frecuentemente, las personas creen que los estudiantes más inteligentes son los que prefieren sentarse en los primeros puestos de la clase; esto explicaría por qué obtienen los mejores resultados. Por su parte, los estudiantes que se sientan en el fondo del salón, o en los puestos laterales, suelen ser considerados como despistados, poco participativos y poco motivados.

En este sentido, se considera que la ubicación de los estudiantes en el aula de clase se relaciona a su personalidad, su interés en clase y su potencial intelectual. No obstante, investigaciones recientes indican que esto es al revés; es decir, el lugar ocupado en clase influye sobre los resultados académicos de los estudiantes.

Estudios previos han demostrado que los estudiantes que ocupan las primeras filas del salón son más participativos que el resto; en este sentido, estos estudiantes suelen comunicarse más con los profesores, además de tener una mejor autoestima; en específico, estos estudiantes suelen percibirse como más inteligentes, por lo que su motivación es más alta, logrando obtener mejores calificaciones.

Aun así, no podemos atribuirle esto por completo a las características individuales de los estudiantes. Tras una serie de experimentos, un equipo de investigadores demostró que la ubicación en el aula de clase influía sobre el desempeño de los estudiantes, en independencia de sus características personales.

En particular, se analizó el fenómeno desde dos perspectivas; tanto al dejar escoger a los estudiantes el lugar que ocuparán en clase, como al imponerlo de forma aleatoria. Así, se observó que, en independencia de las cualidades específicas de cada estudiante, aquellos que se sentaban en las primeras filas obtenían los mejores resultados.

Por tanto, los investigadores concluyeron que la localización en clase no es neutral, sino que influye sobre el rendimiento de los estudiantes.

La estructura del salón de clase influye sobre las calificaciones de los estudiantes

Claramente, las características personales de los estudiantes influyen sobre su desempeño; sin embargo, la estructura de la clase es una herramienta pedagógica que puede aprovecharse para mejorar el rendimiento de los alumnos. En este sentido, aquellos que están sentados en las filas delanteras, reciben más atención, tanto implícita como explícita, por parte de los profesores; esto pudiese ser una motivación importante a la hora de esforzarse por obtener buenos resultados académicos.

En cuanto a las experiencias de los estudiantes, se ha encontrado que sentarse en las primeras filas les ayuda a comprometerse con la clase y prestar más atención a los contenidos impartidos. Para resumir, la localización de los estudiantes en el salón de clase influye sobre su rendimiento por varias razones; aquellos que se sientan en los primeros puestos reciben una mayor cantidad de atención por parte de los profesores y se sienten más comprometidos con las actividades académicas; adicionalmente, al estar en los primeros lugares, les resulta más sencillo concentrarse en los contenidos impartidos.

Teniendo esto en cuenta, los profesores pudiesen llevar a cabo reorganizaciones esporádicas a fin de alternar el lugar ocupado por los estudiantes en el salón de clase; de esta manera, todos los alumnos pudiesen aprovechar los beneficios de sentarse en los primeros puestos.

Referencia: Classroom seating location, student grades, and attitudes: Environment or self-selection?. http://dx.doi.org/10.1177/0013916580122008

Más en TekCrispy