Durante las últimas cuatro décadas los datos de monitoreo recolectados evidencian que las concentraciones de mercurio en los mamíferos marinos del Ártico canadiense son más elevadas que las de sus contrapartes del este, con frecuencia llegando a superar los umbrales de toxicidad.

Esto ha generado grandes preocupaciones sobre la salud tanto de los animales como de los pueblos indígenas, cuyas dietas se sustentan en buena medida del aporte de estos mamíferos marinos.

Buscando una explicación

Por mucho tiempo el esclarecimiento de esta situación ha permanecido esquivo, pero un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Manitoba y la Universidad McGill, ofrece una explicación al misterio de los altos niveles de mercurio encontrados en los animales del Ártico canadiense.

La poca profundidad de la capa enriquecida con metilmercurio permite su fácil absorción por el zooplancton y otros organismos, y posteriormente biomagnificado en los mamíferos.

En el verano del año 2015, los investigadores emprendieron una expedición al Ártico para estudiar los patrones de distribución de mercurio junto con otros elementos. Durante ocho semanas, a bordo de un rompehielos, se tomaron muestras de agua de mar recolectadas a varias profundidades, a lo largo de un trayecto de más de 5.200 kilómetros.

Los resultados revelaron que las concentraciones de mercurio total (mercurio inorgánico más metilmercurio, forma orgánica del mercurio) fueron generalmente más bajas en el Ártico canadiense occidental que en el este, lo que va en contra de las tendencias de mercurio observadas en animales marinos.

La dieta de los pueblos indígenas se sustentan en buena medida del aporte de estos mamíferos marinos.

Pero los investigadores encontraron que el metilmercurio mostraba unos patrones de distribución inusuales y reveladores: su concentración era baja en la superficie del mar, pero aumentaba a un máximo a profundidades entre 100 y 300 metros, y luego disminuía en el fondo del océano.

Capas oceánicas

Este patrón, donde una capa de océano debajo de la superficie está enriquecida con metilmercurio, se ha visto en otros océanos. La diferencia en este caso yace en que la capa enriquecida con la forma orgánica de mercurio en el Ártico se produce a profundidades mucho más bajas que en cualquier otro lugar.

Por décadas los datos recolectados evidencian niveles elevados de mercurio en los mamíferos marinos del Ártico canadiense.

La poca profundidad de la capa enriquecida con metilmercurio es significativa, ya que se encuentra dentro del hábitat del zooplancton y otros organismos que se ubican en la base de la red alimenticia. Esto permite que el metilmercurio sea fácilmente absorbido por estos animales y posteriormente biomagnificado en los mamíferos.

De este modo, afirman los autores del estudio, se resuelve el misterio: los niveles más altos de mercurio en los animales marinos en el Ártico canadiense occidental son causados ​​por las concentraciones más altas de metilmercurio en aguas marinas poco profundas.

Referencia: Subsurface seawater methylmercury maximum explains biotic mercury concentrations in the Canadian Arctic. Scientific Reports, 2018. https://doi.org/10.1038/s41598-018-32760-0

Más en TekCrispy