Después de más de 80 años de incertidumbre, investigadores de la Universidad Nacional de Australia afirman que han encontrado pruebas directas de que el núcleo interno de la Tierra es sólido, aunque no tanto como lo sugerían modelos anteriores.

El equipo de investigación logró detectar ondas de corte, también llamadas ondas J, atravesando del núcleo de la Tierra, un tipo de ondas que sólo pueden viajar a través de material sólido. El hallazgo podría ayudar a los científicos a tener una mejor comprensión de los inicios del planeta.

Encontrando pruebas

En el año 1936 la sismóloga danesa Inge Lehmann planteó la hipótesis de que la Tierra tiene un núcleo sólido, pero nunca se han encontrado pruebas que respalden concluyentemente este planteamiento, y se considera como el “santo grial” de la sismología global.

El núcleo de la Tierra produce el campo magnético que nos protege de la radiación cósmica.

Desde entonces, los científicos han estado tratando de medir las ondas J, las cuales son producidas por terremotos, y pasan por el centro de la Tierra. Desafortunadamente, están ondas son tan débiles que su medición directa es imposible.

En lugar de una determinación directa, los investigadores utilizaron una nueva técnica de correlación que, basada en los sismogramas registrados horas después de los grandes terremotos, pueden determinar la cantidad de energía transmitida como ondas J a través del núcleo interno.

Previamente, los investigadores han utilizado una versión de esta técnica, conocida como método de correlación de campo de onda, para calcular el espesor de la plataforma de hielo en la Antártida.

Huella digital de la Tierra

El investigador Hrvoje Tkalčić, académico en la Escuela de Ciencias de Ciencias de la Tierra de la Universidad Nacional de Australia y coautor del estudio, explicó el método utilizado:

“Desechamos las primeras tres horas del sismograma y nos enfocamos en los datos entre tres y diez horas después de ocurrido un gran terremoto. Usando una vasta red global de estaciones, tomamos pares de sismómetros colocados en extremos opuestos del planeta unidos con un terremoto y medimos la similitud entre los sismogramas. Eso se llama correlación cruzada.”

Los científicos organizaron una vasta red de pares de sismómetros, uniendo cada par con un terremoto.

A partir de los ecos de los terremotos, los investigadores crearon una “huella digital” de nuestro planeta y descubrieron que la región más interna del planeta es realmente sólida, pero no tan dura como se creía.

Los investigadores explican que de acuerdo a los resultados, el núcleo interno de la Tierra comparte algunas propiedades elásticas similares con el oro y el platino.

Estos resultados se utilizaron para demostrar la existencia de ondas J y su velocidad a través del núcleo interno del planeta. Sin embargo, y a pesar de los hallazgos, todavía hay mucho que se desconoce sobre el centro de la Tierra.

Por ejemplo, aún no se conoce cuál es la temperatura exacta o la edad del núcleo interno ni la rapidez con que se solidificó.

Pero los autores del hallazgo sostienen que estos nuevos avances en sismología global serán de gran utilidad para descubrir los secretos mejor guardados de nuestro planeta.

Referencia: Shear properties of Earth’s inner core constrained by a detection of J waves in global correlation wavefield. Science, 2018. https://doi.org/10.1126/science.aau7649

Más en TekCrispy